oscar-keys-60730-610x390

En este magnifico articulo, Maite, ha puesto el dedo en la llaga.

Hasta cuando los enfermos de histaminosis, sindrome de HANA, tenemos que esperar que ciertos profesionales de la salud, reconozcan este síndrome?

Hasta cuando seguir vagando de consulta en consulta, sin que se nos  diagnostique correctamente?.

Hasta cuando negar esta realidad?.

Hoy somos nosotros los afectados, pero mañana te puede tocar a ti.

Como siempre  muchas gracias Maite….como decimos al final, nosotros sí nos sumamos.

¿ES LA HISTAMINOSIS UNA INTOLERANCIA TABÚ? EL PAPEL DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS.

 

¿Es la histaminosis un tabú? Puede ser que todavía no lo sea, pero sin duda, la histaminosis alimentaria no alérgica (o síndrome H.A.N.A) es a día de hoy una intolerancia desconocida para muchos. Y ante lo desconocido, la realidad es que muchos profesionales de la salud se muestran recelosos y distantes. Mantener cierto reparo ante cualquier “nuevo conocimiento” (nunca una enfermedad es nueva, por cierto) puede ser lógico y natural, incluso puede denotar profesionalidad, pero todo se vuelve positivo si los profesionales de la salud muestran interés, buscan fuentes fidedignas y se preocupan por informarse y aprender.

La cerrazón no lleva a ninguna parte, ni en salud, ni en ningún ámbito de la vida. 

¿Y por qué digo esto? Sencillamente porque son muchos los pacientes que llegan a mi consulta desesperanzados por el modo y escepticismo con el que les tratan en muchos espacios sanitarios. No se sienten apoyados, y mucho menos comprendidos. Y lo que quizá es peor: no encuentran ni la causa, ni la solución a sus molestias.

La histaminosis alimentaria no alérgica es una enfermedad silente que, si no se resuelve, con los años puede degenerar en patologías crónicas como colon irritable, cefaleas, fatiga crónica, fibromialgia, fatiga crónica, roturas fibrilares recidivantes, abortos de repetición e infertilidad, e incluso problemas de autoinmunidad. En cambio, si es diagnosticada con precisión y rapidez y empezamos pronto a introducir cambios en nuestros hábitos alimenticios  y de gestión del estrés, la mejoría comienza a notarse en breve. Merece la pena conocer la histaminosis, saber las causas y los síntomas que alertan de su presencia.

Todos estamos en el mismo barco: pacientes, dietistas-nutricionistas, médicos de atención primaria y especialistas. Todos.

¿Por qué no hay más colaboración entre profesionales?

Esta pregunta no deja de resonar en mi cabeza. Si a una misma persona la miras siempre desde el mismo prisma, por más que te empeñes, tan solo obtendrás la misma imagen una y otra vez. En cambio, si la miras desde distintas perspectivas, verás a la persona de diferentes maneras.

Porque nuestra salud y nuestra enfermedad, y la histaminosis alimentaria no alérgica también, se sustenta en planos indivisibles, e inherentes al ser humano: plano físico (qué comemos, bebemos, cómo respiramos, la actividad física que realizamos…), plano funcional (el funcionamiento de nuestros órganos y sistemas) y plano psico-emocional (nuestros pensamientos y cómo los expresamos en nuestras emociones). La importancia de la psicología y del control emocional en la resolución de un problema físico es fundamental. Atajar los males físicos es básico para mejorar psicológica y emocionalmente. Y así, en todos los ámbitos de las ciencias de la salud.

Sumar miradas es sumar posibilidades de curación y de crear un tratamiento integrativo -que no alternativo-, que dé soluciones a los problemas de salud de la población. Por ello, lanzo esta pregunta con el deseo de que seamos muchos los profesionales sanitarios que recojamos el guante:

¿Podemos trabajar juntos y ayudar a las personas con síndrome H.A.N.A?

Por mi parte, muestro mi máxima disposición con todos los profesionales sanitarios que quieran conocer la histaminosis, saber más de sus peculiaridades, síntomas y abordaje. En definitiva, tenemos por delante la posibilidad de unir saberes y dar con la llave que abra todas las puertas para ayudar a una persona con histaminosis alimentaria no alérgica a sentirse mejor y avanzar en su calidad de vida.

¿Te sumas?

Nosotros si Maite…

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com