VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

 

 

Mucha gente nos pregunta que pueden hacer para relajarse y así bajar su nivel de estrés y de histamina.
Se puede conseguir de muchas maneras, pero para empezar puedes: MEDITAR.
Meditar???? Si.
Muchos dirán… “no tengo tiempo”, otros “eso es cosa de gente rara”, o “yo no sé cómo poner la mente en blanco”, “no sé cómo se hace”, etc., etc., etc…vamos a intentar ayudaros.
Lo primero sería comentar que para meditar solo hace falta una cosa: GANAS.
Sí¡¡¡, solo ganas, teniendo ganas de meditar, de relajarse, de pararse, con eso ya tenemos mucho hecho.
Aquí no vamos a adentrarnos en todas las técnicas, lecturas, textos, etc…que existen sobre la meditación, solo os explicaremos como nosotros empezamos y nuestra experiencia.
Lo primero, como hemos dicho, es tener ganas…y como teníamos, nos pusimos a ello, sin poner ninguna excusa.
El primer día, nos pusimos ropa cómoda, nos acomodamos en una habitación tranquila, (dejando los móviles en silencio), sentados en sillas cómodas, (no hace falta poner posturas raras), pusimos música tranquila, (tampoco hace falta ningún mantra), y nos dedicamos a estar quietos y tranquilos, sin movernos….así de sencillo.
Así estuvimos, haciendo solo esto, estar quietos, durante una semana más o menos.
No te obsesiones por dejar la mente en blanco o no pensar en nada…deja que tu mente vaya donde quiera (¿qué cenaremos hoy?, la compra de mañana, etc…) lo más importante es estar quieto, relajado, tranquilo.
Si, ya sé que no es fácil, pero piensa que es un momento tuyo, para ti y solo para ti, y todos lo necesitamos.
¿Cuánto tiempo? Pues recuerdo que fueron unos quince o veinte minutos, que se nos hicieron horas, sin poder movernos, rascarnos, etc…pero lo conseguimos.
A la semana, además de quedarnos quietos, nos dedicamos a relajar las distintas partes del cuerpo, desde los dedos de los pies hasta el cabello, pasando por brazos y dedos, y empezamos a intentar controlar nuestro pensamiento, no luchábamos contra el pensamiento, lo dejábamos fluir e intentábamos llevarlo a un sitio placentero, nos visualizábamos en un lugar que a nosotros nos transmitiera paz, sintiendo todo lo que ese lugar nos transmitía, desde su color, olor, etc….
Si nos venían pensamientos negativos o estresantes, no luchábamos contra él, lo dejábamos pasar y llevábamos nuestra mente, de nuevo, a ese sitio placentero, así durante todo el tiempo que meditábamos.
Poco a poco, sin dejarlo durante 21 días seguidos, conseguimos introducirlo en nuestra rutina diaria, y aunque parezca mentira, el cuerpo y la mente nos lo pide.
Alguien se preguntara ¿porque eso de 21 días?, está demostrado que si durante 21 días realizas cualquier actividad, la que sea, el cuerpo/mente se acostumbra a ella y te la pedirá. Haz la prueba….
Es un momento donde estamos con nosotros mismos, un momento de paz que relaja y reconforta.
Medita, no lo dejes más…y ya nos comentaras…