Aquí os dejamos el primer artículo que compartimos, escrito por la Dra. Mercedes López Jiménez, medico especializada en medicina familiar y comunitaria.
Un artículo breve, pero muy conciso, donde podemos entender y concienciarnos de que los alimentos nos pueden hacer daño por varios mecanismos.
Gracias Mercedes por tu aportación.
Que tu alimento sea tu medicina.

“Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina” frase de Hipócrates hace 2500 años, médico de la antigua Grecia.

Esta frase en los últimos años tan de moda, tan actual y que se escucha cada vez más es curioso que fuese dicha por un médico hace tantos años. Ciertamente se conocía la importancia de la alimentación en la salud desde hace muchísimo tiempo, la alimentación sabemos que es básica a la hora de evitar o controlar enfermedades como la hipertensión, la obesidad, la diabetes o la hipercolesterolemia. Pero también se ha admitido que la alimentación influye en otras enfermedades, tanto en mejorarlas como en empeorarlas.

Somos cada vez más los que practicamos una medicina en la que evitamos lo que nos hace daño, intentamos averiguar por qué nos hace daño y si hay alguna forma de solucionarlo. No es la forma más sencilla ni más rápida. Sin embargo sí que es la mejor.

Un alimento nos puede hacer daño por varios mecanismos. Los mecanismos inmunológicos mediante los que nos puede provocar síntomas un alimento son:

– Mediado por Ig E (alérgico), es el mecanismo más conocido y fácilmente detectable mediante las analíticas oportunas, realizadas en cualquier hospital o laboratorio mediante la misma técnica. Estudiada hasta la saciedad por los alergólogos.

– No mediado por Ig E (no alérgico), mecanismo más desconocido, ignorado por alergólogos en general. El mecanismo fisiopatológico mediante el cual se producen los síntomas está descrito desde hace más de una década.
Fuente: Dra. Mercedes López Jiménez. Medico especializada en medicina familiar y comunitaria.
web: misintoleranciasalimentarias.com