woman-570883_1920

 

 

UN ALIMENTO ESENCIAL Y PRIMORDIAL PARA TODOS.

 

Los que tenemos HANA, o cualquier intolerancia alimentaria, en mayor o menor medida estamos pendientes de todos aquellos alimentos que ingerimos, si tienen más o menos histamina, si tienen aditivos, si están manipulados, etc…intentando de esta  forma que los niveles de histamina de nuestro cuerpo sean los más bajos posibles.

También algunos somos conscientes de la importancia que tiene el estrés en el HANA y en nuestra salud, procuramos controlarlo de manera que nuestros niveles de histamina sean más bajos, practicando: yoga, meditación, etc….

Lo que la mayoría olvidamos es tomar de forma correcta un alimento esencial y primordial en nuestra vida, que desde que nacemos y hasta  el final de esta lo estaremos consumiendo, sin darnos cuenta de lo  importante que es.

A que nos referimos cuando hablamos de este alimento?  A nuestra respiración.

Cuando respiramos, lo hacemos de una forma tan natural, tan ausente de reacciones, que muy pocas veces le prestamos atención a este hecho tan cotidiano. Sin embargo cuando respiras estás determinando tu salud física y emocional, tan importante para todos y sobre todo para nosotros, los que padecemos HANA.

Cuando respiramos de forma correcta, esta nos ayuda a reducir el estrés cotidiano, a mejorar nuestra forma física, desintoxicar la piel, etc….

 

Primero analizaremos la respiración en sí:

  • Inspiración: Cuando introducimos aire en nuestro cuerpo, lo hacemos a través de la nariz hacia los pulmones. Los músculos intercostales externos se contraen, suben las costillas y el esternón, descendiendo el diafragma. De esta forma entra aire rico en O2 hasta los alveolos pulmonares, donde se produce el intercambio gaseoso.
  • Espiración: Es cuando soltamos el aire por la boca, los músculos intercostales externos se relajan, bajan las costillas y el esternón, ascendiendo el diafragma, produciendo la salida del aire cargado de CO2.

 

Ahora analizaremos las distintas formas de respiración, (observa cómo respiras tú)….

  1. Respiración completa:

Es la respiración ideal y no muy habitual entre todos nosotros.

Se trata de una inspiración en tres fases seguida de una espiración también en tres fases.

En la primera fase de la inspiración dirigimos el  aire hacia la parte inferior del abdomen, en la segunda fase a la parte costal y en la tercera fase a la zona clavicular, todas las fases las haremos en la misma inspiración.

La espiración la comenzaremos desde la parte clavicular, seguida de la costal y terminaremos con la zona abdominal.

 

  1. Respiración baja abdominal:

Cuando inspiramos dirigimos el aire hacia el abdomen, completando la capacidad pulmonar de abajo hacia arriba.

Respiración más profunda y requiere de práctica para realizarla.

 

  1. Respiración media intercostal:

Es el modo más común que tenemos todos a la hora de respirar.

No se aprovecha la capacidad pulmonar que tenemos y no nos oxigenamos de forma ideal.

El aire entra en los pulmones levantando ligeramente las costillas y el diafragma, dejando el abdomen olvidado.

 

  1. Respiración alta:

Es la respiración típica en caso de nerviosismo o ansiedad.

Cuando inspiramos solo levantamos la zona clavicular, recogiendo muy poca cantidad de aire y por tanto de O2.

 

 

Los beneficios de una buena respiración:

Inspira siempre por la nariz, las fosas nasales filtran las  partículas, calentando el aire que introducimos en el cuerpo y así se asimila mejor.

Reduciremos las consecuencias del estrés y la ansiedad, al realizar una respiración profunda, esta ayuda en estos estados a relajarnos.

Nos ayuda en la lucha contra la vejez, al desintoxicar la piel oxigenando esta y relajándola.

Controlaremos el sobrepeso, al controlar nuestra respiración calmamos la ansiedad y la necesidad de comer compulsivamente.

Con una correcta oxigenación de nuestro cuerpo, beneficiamos a nuestro cerebro, haciendo que este permanezca equilibrado y aumentando su rendimiento.

Al recibir los órganos digestivos más cantidad de oxígeno su  funcionamiento es más eficaz.(tan fundamental para nosotros).

La respiración profunda estimula la circulación sanguínea y así nuestro corazón no tiene que forzarse tanto en su trabajo.

Resumiendo: Una correcta y consciente respiración nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida.