Cocinando con histaminosis
burnout-384083_1920-610x390

 

¿Cuántos de nosotros padecemos o hemos padecido migrañas?.

En este articulo de nuestra amiga Maite Zudaire, podéis encontrar una valiosa información sobre esta incapacitante dolencia tan extendida en nuestra sociedad.

Muchas gracias Maite…

 

LA MIGRAÑA, LA HISTAMINA Y LAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

En muchos casos en los que los dolores de cabeza y migrañas no responden a una causa neurológica, el origen es simple: intolerancia a algún alimento, en concreto, se manifiesta como una histaminosis alimentaria no alérgica(conocido como síndrome H.A.N.A.).

Combatir las migrañas, las cefaleas, o las distintas manifestaciones de dolor de cabeza, en muchos casos es algo complejo que se escapa a encontrar la solución con una sola “receta”: no siempre responde solo al tratamiento farmacológico, o no solo con dieta, o no solo con técnicas de relajación y gestión del estrés.

Así pues, si tienes migrañas o conoces a alguien que las sufra, además de pensar en qué comer para evitarlas, el planteamiento más seguro y eficaz debiera ser QUÉ NO COMER PARA EVITARLAS; cómo detectar aquellos alimentos de consumo habitual y que están desencadenando las crisis.

Dolores de cabeza por histaminosis alimentaria

migrañas-histamina-intolerancias-alimentarias-1Vamos a tratar de explicar de forma breve el mecanismo por el cual un alimento (o varios, según la sensibilidad individual) pueden ser el origen único o principal de las migrañas o de otras manifestaciones de dolores de cabeza.

Cuando la persona con migrañas o cefaleas de cualquier tipo come un alimento al que es intolerante sin saberlo, tiene un proceso digestivo anómalo, incompleto, no digiere bien las proteínas de ese o esos alimentos, circunstancia que provoca una serie de reacciones a nivel celular. El resultado final es un aumento de la liberación de histamina por parte de los mastocitos de la sangre; la histamina es una molécula con funciones vitales, pero dentro de unos niveles normales. La histamina liberada en exceso, interactúa con los distintos receptores del sistema nervioso central provocando el temido y molesto dolor de cabeza, debido a su naturaleza vasodilatadora y contráctil.

No basta con evitar los ‘alimentos ricos en histamina’

Cabe aclarar que, aunque hay alimentos con un alto contenido natural en histamina, que para muchas personas afectadas entran dentro del grupo ‘alimentos migrañosos’ (vino tinto, quesos curados, boquerones, etc.), este factor no es definitorio para la migraña. Se parte de un concepto erróneo, y es que el contenido en histamina de ciertos alimentos no tiene tanto impacto en la patología, como lo tiene que un alimento no sea bien tolerado y provoque en millones de células la liberación exagerada de histamina. Esta es la principal causa que hay que detectar.

No obstante, es cierto, que comer alimentos con más histamina puede perjudicar a la hora de resolver una migraña, porque podríamos decir que todo suma: gota a gota, nuestro contenedor de histamina, que es nuestro cuerpo, se va llenando, lo que finalmente desencadena el proceso, en este caso, de dolor de cabeza.

No es suficiente con eliminar los alimentos ricos en histamina. Esto, la mayoría de las personas con migraña, cefalea… dolores fuertes de cabeza, lo tienen más que comprobado. Si dejan de tomar queso o vino, evidentemente algo mejoran, pero el problema no se resuelve…

Para detectar una intolerancia alimentaria no vale cualquier método. Si sientes interés por el tema o te sientes identificada con el síntoma, te invito a que visites la web de la Sociedad Andaluza para el Estudio de Intolerancias Alimentarias (SAEIA), entidad de referencia que agrupa a los profesionales con más experiencia en el diagnóstico y tratamiento de la histaminosis alimentaria no alérgica (HANA), y que brinda al lector información aclaratoria al respecto.

Disbiosis, congestión de hígado y dolor de cabeza

Pero además de este asunto, sabemos que una vez más el hígado es el órgano que rige la cabeza, por lo que los malestares de cabeza muchas veces se gestan en el hígado. De nuevo la congestión del hígado, un hígado perezoso o un organismo sobrecargado de homotoxinas (demasiados cafés, muchos azúcares, muchas grasas, el vinito, las cervecitas, el tabacomedicamentos…), hace que el proceso depurativo hepático no sea óptimo. Y en muchas personas, el signo de alerta es el dolor de cabeza.

otro factor relevante en la perpetuación del dolor de cabeza, puede asentarse en las tripas, y más concretamente, en la flora intestinal: disbiosis o desequilibrio de la microbiota. Una concentración superior a lo normal de bacterias proteolíticas o de putrefacción, puede empeorar las molestias. Sabemos que los productos de desecho metabólico de estas bacterias, entre otros, son las aminas biógenas (cadaverina, putrescina, tiramina… ¡e histamina!). Por tanto, los niveles de histamina también pueden alterarse no solo por lo que se come, sino por el desbarajuste de flora intestinal que tenga la persona afectada. Este aspecto también se tiene en cuenta en consulta.

Como acompañante coadyuvante de la función hepática y favorecedor de la digestión de las grasas, es importante que el profesional sanitario, en nuestro caso, la figura del nutricionista, contemple tanto a nivel dietético-nutricional, como por medio de distintos complementos y plantas, consejos para ayudar en la detoxificación hepato-biliar.

Somatizar emociones; cuánto de cierto

Este plano de origen de muchas enfermedades o trastornos de salud se escapa a mi conocimiento profesional, pero está presente siempre en la valoración de la historia de salud y de hábitos de vida que hago al paciente. El hecho de ser una persona de naturaleza nerviosa, inquieta, con muchas preocupaciones, o alto nivel de estrés y traumas vitales no superados que ‘siguen generando muchos quebraderos de cabeza’… pueden ser, sin duda, actores principales en el proceso de malestar. Y es fundamental reconocer su papel protagonista, de lo contrario, el malestar persistirá, se perpetuará y empeorará.

Porque si el origen de los dolores de cabeza es esencialmente dietético, conocemos el perfil evolutivo en caso de histaminosis: una vez iniciada la dieta de exclusión, con el tiempo, el dolor pasa a molestia, la frecuencia de las crisis se espacia en el tiempo; la intensidad y la duración se hace menor, totalmente tolerable, nada incapacitante…, hasta que se vuelve anecdótica o desaparece.

Pero si detrás de un dolor de cabeza hay algo psico-emocional, con dieta de exclusión, mejorará inicialmente…, pero luego volverá a manifestarse la sintomatología. Y ahí es donde hace muy buen trabajo un terapeuta, psicólogo, coach, el aprendizaje de técnicas de relajación, de respiración, de control y gestión de las emociones, de la ansiedad y, del estrés.

El trabajo integrativo de distintos profesionales se hace esencial en el abordaje y la resolución de cualquier problema de salud. A mí, no me cabe duda alguna. Como dice el refrán africano:

“Si quieres llegar rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, camina acompañado”.

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

 

Hoy en día, a pesar de que cada día aumenta el número de personas que tiene alguna intolerancia alimentaria, aún hay gente que cree que es una moda, o que nos observamos mucho, otros creen que es cosa de hipocondriacos o de psicólogo.

Hay escépticos tanto en profesionales de la salud como en el resto de la población, incluso hay gente diagnosticada de intolerancias alimentarias que tienen dudas de si existe ese problema como tal.

Os dejamos a continuación un artículo escrito por la Dra. Mercedes López Jiménez muy ilustrativo sobre el tema de las intolerancias alimentarias.

Por favor léelo.

 

Intolerancias alimentarias

Actualmente el tema de las intolerancias alimentarias está en auge, cada vez se escucha más hablar de este tema tanto a favor como en contra. Yo soy una de esas doctoras en medicina que antes estaba en el lado de los que dicen que todo lo que voy a contar en esta página no es cierto, que no hay base científica (no me había molestado en leer y estudiar del tema más de lo que me enseñaron en mi formación, que fue nada de nada). Ironías de la vida hicieron que no me quedase más remedio que buscar entre estos temas para conseguir la mejoría de quien más quería, mi hijo, ya que con lo que me habían enseñado y sabían otros compañeros médicos de otras especialidades no conseguía tener ninguna mejoría.
Y ahora soy una de las doctoras en medicina que no solo defiende la existencia de las intolerancias, sino que promuevo su investigación y su difusión.
En esta entrada voy a explicar las intolerancias de forma muy sencilla. Quien quiera leer algo más completo en este blog, en Histaminosis puede encontrar más información y sobre todo un poco de bibliografía a partir de la cual comencé a leer y a estudiar el tema. Existe muchísima más bibliografía de la que está aquí, esto es solo un inicio para quien se quiera interesar. En la página de la SAEIA también puede encontrar información veraz y fundamentada con bibliografía.
Una intolerancia a un alimento se produce cuando el organismo reconoce ese alimento como extraño. Entonces se produce una respuesta inmunológica en el organismo, no mediada por Ig E, en la que el mastocito se rompe y libera importantes cantidades de histamina. Es esta histamina la que va a producir síntomas en el organismo. La diferencia con la alergia es que en ella la respuesta esta mediada por la Ig E y los síntomas suelen ser de aparición más rápida y más severos.
A los pacientes para explicárselo, les digo que es como si estuviésemos hablando de transportes en una ciudad que no conocemos, en la que podemos llegar a algunos puntos mediante autobús y a otros mediante metro, para hacerlo por autobús no hay mucho problema porque se ve por donde circula y se cómo llegar a el (eso serían las alergias) pero para ir en metro hay que saber lo primero de su existencia y después donde para y su recorrido, si lo desconozco, no puedo usarlo. Pues eso le ocurre a muchos médicos, si no conocen que es realmente una intolerancia y como detectarla, no la pueden diagnosticar.
Resulta fundamental realizar una valoración y un diagnóstico correctos por parte de un médico cualificado. Que sepa reconocer una intolerancia, que sepa que pruebas pedir y donde solicitar una analítica que facilite la labor de localizar las intolerancias alimentarias. Ya que posiblemente una de las razones por la que muchos profesionales dicen que este tema es un fraude es que la gran mayoría de analíticas para la detección de intolerancias a alimentos lo son por tener muy poca validez.
Es el doctor en bioquímica clínica Félix López Elorza, a quien quiero muchísimo y con quien comencé a estudiar las intolerancias alimentarias, el único bioquímico que ha validado una analítica para la detección de intolerancias alimentarias en nuestro país. Publicó su estudio en 1982 y desde entonces han sido muchos los médicos de todas las especialidades los que han colaborado con él en la búsqueda de síntomas relacionados con las intolerancias alimentarias, hecho que tenemos que agradecerles enormemente, ya que sobre sus observaciones hemos comenzado a realizar los estudios.
Los síntomas que pueden aparecer en una intolerancia alimentaria son muy variados. Normalmente la persona tiene uno o dos síntomas que son los que le preocupan y que son más severos, pero cuando comenzamos a preguntar, son muchos más los que ya tienen en menor grado, que con el tiempo y el cúmulo de histamina van empeorando también.
Podemos hablar de nauseas, vómitos, boca seca, aumento de salivación, digestiones pesadas, distensión abdominal, diarrea, estreñimiento, cefaleas y migrañas, lapsus de memoria, dificultad para la concentración, acúfenos, vértigo, insomnio, mala calidad del sueño, sequedad de piel, picor localizado o generalizado, eccemas y dermatitis, arritmia, dolores musculares, dolores articulares, contracturas musculares, cansancio, dificultad para poner o perder peso…y muchos otros que poco a poco vamos descubriendo y poniendo en común en reuniones y congresos.

 

Fuente: Dra. Mercedes López Jiménez. Medico especializada en medicina familiar y comunitaria.
web: misintoleranciasalimentarias.com

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Aquí os dejamos las preguntas que el público realizo a los diferentes ponentes sobre la Histaminosis en el “V congreso de la SAEIA” (Sociedad Andaluza para el Estudio de las Intolerancias Alimentarias), celebrado en Sevilla, así como las respuestas de estas.
Son bastantes interesantes y además aclaran esas dudas que siempre nos surgen ante un tema tan complejo como es la Histaminosis o Síndrome de HANA (Histaminosis Alimentaria No Alérgica).

Pregunta-En todos los síntomas y en todas las causas que ha expuesto usted de intolerancias, que puede haber mejoría, no he escuchado yo la fibromialgia.
Respuesta-La fibromialgia…, si usted empieza a contar síntomas de fibromialgia, son todos histaminicos.
Pregunta– ¿Qué relación existe?
Respuesta-Es que no existe relación, es que los síntomas de la fibromialgia son histaminicos, personalmente creo que están haciendo un flaco favor denominando la fibromialgia como enfermedad única.

Pregunta-Hecho en falta en toda la exposición, como psicólogo, el elemento emocional del individuo, porque creo que esto es un impacto emocional para el enfermo, quiero yo entender. No sé hasta qué punto la salud mental también tendría que estar recogida a nivel de psicología y psiquiatría, puesto que cuando habla del medio, está hablando de la respuesta emocional del individuo frente al medio, ante el impacto de esta enfermedad en su respuesta anímica, emocional, fisiológica y sobre todo funcional, puesto que supone recortes en su manera de concebir su vida social, familiar y personal. Creo que muchas de las recidivas y sobre todo, para la mejora de la adherencia al tratamiento y esa concienciación, se hace necesaria a través de los profesionales de la salud mental.
Respuesta– Por supuesto, como con el cáncer y otras enfermedades.
El estrés empeora los síntomas y si existe un psicólogo, que ayude a gestionar el estrés al individuo, sería una maravilla. Cada persona es un mundo, hay personas a las que les quitas la leche y el pan y hay que llevarlas al psicólogo.
Por supuesto hay que ayudarles, yo no tengo aun datos de ningún psicólogo, pero sí que tengo datos de las secuelas.

P-¿Para cuándo la industria farmacéutica se va a dar cuenta de que los excipientes están cargándose a nuestros pacientes?
R-Ellos lo saben, ya que nos hemos quejado y no les importa.
Por ejemplo, le echan proteínas de leche a las fórmulas magistrales y lo que es peor, hay antihistamínicos con extracto de almidón de trigo.
Es misión de los enfermos el quejase, no digo que vayan a mover a un laboratorio farmacéutico, pero si a los restaurantes, que no son menos nocivos que la industria farmacéutica.
Pero es verdad que hay alternativas para los excipientes y no es lógico que los antihistamínicos y en los anticonceptivos lleven proteína de leche y de trigo.
Por ejemplo, la tirosina es un problema porque no existe alternativa, en los anticonceptivos puede que la haya, pero en la tirosina no
“Pero no nos hacen caso”.

P-Con un test de histamina, que me ha dado 14% en la leche de vaca, ¿es posible que yo un día, me pueda tomar un café con leche, sin que suponga el retroceso de todo lo que anteriormente he hecho?
R– ¿Es posible que algún día pueda usted tomar leche?: SI.
¿Es posible que lo pueda tomar todos los días?: NO.
Eso es escueto.
La probabilidad existe, eso habrá que determinarlo con el paso del tiempo, tras una exclusión exhaustiva, repetir los estudios analíticos para saber si usted mantiene la liberación y una vez que usted no la tenga, puede ir introduciendo productos lácteos.
Si bien es cierto que la leche, es de lo más antigénica que existe, y la posibilidad de que usted reaccione, es más alta que con otros productos lácteos como el queso, yogur…etc., pero la posibilidad existe, menor que para otros productos lácteos, pero esa probabilidad existe, pero tomarla todos los días, no es lo más aconsejable.

P-En esta asociación existen muchas personas que piensan, que si se les retira la leche de su dieta, la osteoporosis la tiene a la vuelta de la esquina. Relacionan el consumo de leche con la osteoporosis directamente.
¿Tan grave es ese problema para la osteoporosis?
R-No solamente no es un problema, sino que la pegunta no es natural.
El ser humano…, los mamíferos, no toman leche de adultos nunca, no le puedes decir a un león, jirafa o vaca que tienen osteoporosis por no tomar leche en la edad adulta, por lo tanto el problema no existe.
El hueso necesita calcio, fosfato y aminoácidos derivados del colágeno.
El calcio es un catión bivalente que está ampliamente distribuido, la vitamina D existe en muchas fuentes, por ejemplo tomando el sol, hay que airearse, por lo tanto no existe problema.
Obviamente si quitas la leche y tomas solo pasta todos los días, entras en un déficit, pero con una dieta equilibrada, donde hay restitución en este tipo de patologías de los elementos necesarios, no pasa nada por no tomar leche.

P– ¿Cómo una tableta de chocolate puro, sin leche, puede poner: “puede contener trazas de leche”?, ¿Es porque le obliga la normativa o como puede ser eso?
R-La normativa es exigente en cuestión de alergenicidad. Si se hace chocolate puro en el mismo espacio físico donde antes se ha hecho un chocolate con leche, aunque se haya limpiado impecablemente la máquina de procesado, puede existir en el ambiente trazas de alérgenos, que la persona que tiene alergia a la proteína láctea, lo tiene que saber y evitar.
Cuando pone “puede contener trazas”, en principio no debe ser tan problemático para la persona que tiene histaminosis, siempre y cuando no haya un consumo habitual de ese producto y no forme parte de su alimentación diaria.
El mensaje “puede contener trazas”, se debe a la exigencia de la normativa para declarar alérgenos, porque la persona alérgica, si tiene que ser estricta en el “No consumo”.

P-¿Cuándo han hecho el seguimiento a los pacientes con intolerancia a la lactosa, han visto la correlación con la histaminosis HANA?, ¿Qué número de pacientes que llegan diagnosticados de intolerancia a la lactosa, tienen histaminosis realmente a la leche?
R-Los pacientes que nos llegan diagnosticados de intolerancia a la lactosa por el test del aliento, o cualquier otro test, presentan una liberación de histamina a la leche prácticamente del 100%.
Son liberadores de histamina, el único problema es que, en el sistema sanitario público de lo único que disponemos, es de determinados test muy concretos y limitados, como son los de la lactosa, fructosa y sorbitol.
Pero la realidad es que cuando clínicamente un paciente va al médico y es diagnosticado de intolerancia, me refiero a adultos, ya que los niños son un grupo diferenciado, la mayoría de ellos, (aunque tenemos un sesgo de selección, puesto que los que acuden a nuestra consulta son los que siguen en mal estado, que entendemos que es casi la totalidad), continúan con la clínica, acuden y se les diagnostican casi al 100%.
Yo diría que el 100% de intolerancia, es por un proceso de liberación de histamina a la proteína de la leche, eso es cierto.
¿Cómo discernir entre ellos?
¿En las personas adultas habrá algunos que sean intolerantes a la lactosa? SI, estos en ningún caso volverán a consulta con su médico, puesto que habiendo eliminado los productos lácteos de su dieta, todos quedaran asintomáticos. Sin embargo la mayoría de ellos continuaran con síntomas como hemos visto, con problemas abdominales, alteraciones del sueño, cefaleas, etc…
El gran problema es la falta de un diagnóstico adecuado y correcto, al no disponer el sistema sanitario público de esta posibilidad de diagnóstico, y quedando todos ellos diagnosticados solo como intolerancia a la lactosa, siguiendo con los dolores de barriga, durmiendo fatal y molestando a todos los que tienen a su alrededor.

P-Los conservantes y estabilizadores de tipo “E¬¬-numero”, que podemos encontrar en un producto, ¿Pueden llevar lactosa o proteína de leche?
R-En la etiqueta de los alimentos, a veces aparece de forma nítida, y debería ser así, la “E-numero” y el nombre del aditivo concreto, eso es por normativa obligatorio, pero no aparece siempre; eso no significa que todos los “E-“sean proteínas de leche o lactosa.
Por eso, es importante que se pongan en contacto con un nutricionista que les informen de todas las limitaciones que tienen en cuestión de aditivos, para su conocimiento.

Urticaria.cn logo

 

La Histaminosis o síndrome de HANA “Histaminosis Alimentaria No Alérgica”, como nos explicaron los ponentes en el V congreso de la SAEIA, es una enfermedad donde los síntomas no solo son muchos y variados, sino que además, son tan diferentes que es difícil pensar que están relacionados entre sí, y mucho menos que son debidos a la ingesta de alimentos.

Un síntoma solo, independiente, no indica que padezcas histaminosis, sino que suelen confluir varios de ellos al mismo tiempo, normalmente de tres a cinco, de ahí que se considere que: el síndrome de HANA, es una enfermedad muy frecuente, emergente, multisistémica y no bien conocida, de ahí su difícil diagnóstico.

Estos síntomas son:

• Cefaleas.
• Fatiga muscular crónica.
• Olvidos momentáneos.
• Alteraciones del ritmo cardíaco.
• Contracturas musculares recidivantes.
• Cambios de temperatura.
• Dermatitis y urticaria crónica.
• Deshidrataciones intervertebrales.
• Sequedad de piel.
• Estreñimiento y/o diarrea.
• Distensión abdominal.
• Retención de agua.
• Dolores articulares y musculares.
• Hiperactividad.
• Túnel carpiano.
• Tendón rotuliano.
• Abortos de repetición e infertilidad.
• Acúfenos.
• Fibromialgia.
• Dolor por presión.

Aunque siguen apareciendo cada día más síntomas relacionados con HANA.

 

Nota: La información ofrecida no tiene como intención diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Tampoco tiene como intención reemplazar una consulta médica.

Dr.-Felix-Lopez-Elorza con logo-300x223

El Dr. Elorza en esta conferencia comenzó explicando que en este V congreso se habían planteado hacer una parada y tener un momento de reflexión para plantearse que se ha hecho hasta ahora, que debemos de mejorar y que factores correctores debemos de introducir, etc.…
Comento que esta sociedad nació en el 2009, pero con una historia a la espalda de 34 años de investigación y aprovecho para explicar dónde estamos a nivel de conocimientos
Empezó explicando que H.A.N.A. fue producto de un error, en realidad lo que se buscaba era hacer diagnósticos lo más exquisitos y avanzados del paciente alérgico, para lo cual tendríamos que estudiar la histamina que es la molécula responsable del proceso alérgico.
El problema vino cuando se empezó a detectar la liberación de histamina en enfermos que no eran alérgicos, se planteó que teníamos liberación positiva en enfermos no alérgicos, que nunca habían presentado patología alérgica alguna. Nos preguntamos: ¿Qué estamos viendo?, nos quedamos tranquilos cuando vimos que al retirar el alimento el enfermo mejoraba de sus dolencias, las cuales no eran de índole alérgico, ante esto estuvimos dos años de confusión y estudio, llegando a la conclusión de que existe otro mecanismo de liberación de histamina que no es alérgico, que nos llevaba a síntomas que no tenían nada que ver con el proceso alérgico y además estos síntomas remitían cuando al paciente se le retiraba el alimento que le había dado positivo a  histamina.
Los diez años posteriores fueron apasionantes para el conocimiento de lo que al final denominamos “Histaminosis Alimentaria No Alérgica, H.A.N.A.”, en este tiempo hubo personas muy decisivas para dicha investigación a las que el Dr. Elorza rindió tributo por dicha aportación.
Después de estos años de estudio y gracias a dichas personas, hoy se dispone de un numero de síntomas inequívocos que permiten, que el diagnostico de “H.A.N.A.”, para un médico formado en esta materia, sea exclusivamente clínico y siendo el estudio analítico exclusivamente para conocer los alimentos responsables de la misma, así como cuando aparece un síntoma nuevo, es relativamente fácil valorarlo, debido al conocimiento de otro conjunto de síntomas y de la evolución de los mismos con el tratamiento.
Cuando se incorporaba a estos estudios un facultativo de otra especialidad, podíamos ir ampliando síntomas propios de dicha especialidad, como por ejemplo paso con ginecología, y recordó como en el III congreso de SAEIA, el Dr. Navarro, director del centro de reproducción asistida “BIONAC”, expuso los resultados obtenidos en mujeres que habían sido descartadas para la reproducción, todas ellas con edades superiores a los 40 años, y como había sido posible recuperar la reproducción, en el 62% de ellas.
Más adelante paso a describir la situación actual, donde explico que para un facultativo debidamente formado en esta disciplina, el diagnóstico es puramente clínico, siendo algunos de los síntomas más relevantes en H.A.N.A.:
  • Cefaleas,
  • Fatiga muscula crónica,
  • Olvidos momentáneos,
  • Alteraciones del ritmo cardiaco,
  • Contracturas musculares recidivantes,
  • Cambios de temperatura,
  • Dermatitis y urticaria crónica,
  • Deshidrataciones intervertebrales,
  • Sequedad de piel,
  • Estreñimiento y/o diarrea,
  • Distensión abdominal,
  • Retención de agua,
  • Dolores articulares y musculares,
  • Hiperactividad,
  • Túnel carpiano,
  • Tendón rotuliano,
  • Abortos de repetición e infertilidad.
No pudiendo cerrar la lista ya que seguirán apareciendo síntomas conforme se vayan uniendo facultativos de distintas especialidades.
Así mismo hizo hincapié, en que los tratamientos deben de ser personalizados y todas las acciones deben ir encaminados a bajar la concentración de histamina tisular (en los tejidos), y en la medida que esto se consiga, se irán disminuyendo los síntomas.
Para ello la principal arma está en la dieta, aunque cada enfermo puede tener connotaciones diferentes que el medico deberá tener en cuenta para conseguir un correcto tratamiento, no obstante para cada enfermo hay un proyecto diferente de evolución, aunque aproximadamente el 94 % de los pacientes presentan buena evolución en los primeros 6 meses.
Así tendremos:
  1. Modelo de buena evolución: Los síntomas digestivos se normalizan antes del mes de tratamiento y permanecen estables.
  2. Inicialmente buena evolución y retroceso a los 2 ó 3 meses, esto puede ser debido a:
-Trasgresión de la dieta porque el enfermo se confía al encontrase bien.
-Nuevas sensibilizaciones por disfunciones intestinales
-Situaciones de estrés.
 Todas estas opciones han de ser consideradas y estudiadas minuciosamente para poder subsanarlas.
 Hay un caso minoritario en el que las sensibilizaciones están perfectamente tratadas pero no hay evolución y se atribuye a la existencia de agentes tóxicos en los tejidos, como puede ser metales pesados, que hacen que la histamina no se aclare debidamente, en este caso se debe actuar prioritariamente eliminando dichos agentes.
 La pregunta clave es: ¿porque hay tantos afectados? y ¿hay más o menos que hace 60 ó 70 años?.
Ante un problema tan prevalente tenemos que pensar que no solo hay una causa y analizando a los protagonistas vemos que tenemos tres:
 1-Los alimentos
2-El tubo digestivo
3-El medio que nos rodea
  Los alimentos:
Aunque hoy nos alimentamos mejor que hace unos años, no todos los progresos han sido afortunados para la salud, como por ejemplo tenemos con el trigo, al cual han hecho más rentable para los cultivos, pero eso no indica que sea más digestible que el trigo anterior. También tenemos que tener en cuenta que comemos muchas moléculas de síntesis que no están en la naturaleza de forma espontaneas.
 El tubo digestivo:
Al tubo digestivo lo estamos maltratando constantemente con moléculas de síntesis, para las cuales nuestro aparato digestivo no está preparado para reconocer, lo que lleva en ocasiones a cambiar el equilibrio de la flora digestiva, esto puede ser desencadenante de enfermedad.
También el consumo de fármacos puede ser fuente de riesgo para su integridad.
 El medio:
Verdaderamente hemos creado un medio desequilibrado para la especie humana, vivimos entre multitud de campos magnéticos, cuya influencia en ocasiones ha demostrado ser nociva. Usamos productos de síntesis (plásticos, etc…) que están alterando el medio ambiente, así como hemos introducido fertilizantes químicos, aditivos, metales pesados en exceso, los cuales después de años, aparecen en sangre de recién nacidos, como por ejemplo el mercurio.
 Podemos decir que  los tres elementos analizados están colaborando, de una forma u otra, en que este mecanismo de enfermedad progrese y si no ponemos medidas preventivas, tendremos que usar más recursos terapéuticos.
  EN RESUMEN:
 La Histaminosis Alimentaria No Alérgica (H.A.N.A.) es una enfermedad adquirida.
Todos los síntomas que se han descrito llevan a pensar en dos grandes procesos:
  • El inflamatorio
  • El autoinmune
La distribución personal de la histamina y de los receptores son los responsables de la gran cantidad de síntomas y sus consecuencias.
También hay síntomas que pueden ser consecuencia de la mala distribución del agua, por ejemplo: deshidratación de discos intervertebrales, piel seca…etc.
En H.AN.A. la única forma de controlar la enfermedad es la disminución de las concentraciones de histamina tisular, y para conseguirlo hay que eliminar las causas histaminliberadoras, principalmente los alimentos.
El enfermo debe cuidar aspectos de su vida como: dieta, consumo de fármacos, estrés,  hábitos de vida…etc., lo cual requiere un manejo clínico y dietético laborioso.
Muy importante es recordar que las enfermedades alimentarias “No son cuestión de hacerse un análisis y retirar los alimentos que den positivo”.
 NUEVOS HORIZONTES
Pronosticar el futuro siempre puede correr algún riesgo pero actualmente nosotros recomendamos:
  1. Formar al enfermo sobre su enfermedad.
  2. Advertir, que sin su implicación, el trabajo puede ser inútil.
  3. Es una enfermedad progresiva, o se mejora o avanza.
  4. Tenemos que acortar los tiempos de tratamiento.
  5. Necesitamos profundizar más en los mecanismos del tubo digestivo, así como en las actuaciones a seguir para su reparación.
  Con respecto a los afectados recomendamos:
  1. Que “no banalicen” su problema.
  2. Es aconsejable comer comidas más simples (con menos componentes) y lo más controladas posible (comer fuera de casa siempre es un riesgo).
  3. Minimizar el consumo de fármacos.
 Para terminar, agradeció la información aportada por todos los enfermos durante estos 34 años, así como a los más de 80 médicos, que en este momento, están colaborando con sus aportaciones, también al equipo del laboratorio LAB SUR, que con tanta ilusión trabajan este tema.