Detoxificar-desintoxicar-610x390

Hoy compartimos con vosotros un articulo  muy interesante de nuestra amiga Maite Zudaire (nutricionista del  Grupo HISTAL) , donde nos explica  y nos da consejos para, después de todas estas  fiestas pasadas y que todavía quedan remanentes, poder ayudar a nuestro cuerpo a eliminar los tóxicos acumulados .

Como siempre muchas gracias Maite¡¡¡

ES TIEMPO DE DETOXIFICAR EL CUERPO: FÍSICA, MENTAL Y EMOCIONALMENTE

Acabaron las Navidades, pero aún ahora siguen los síntomas derivados de los excesos: demasiados dulces, mucha comida; copas de más de vino, cava, cerveza, cubatas… ¡y el dichoso tabaco! Y, por ende, encuentros apetecibles, pero otros no tanto, y aguante en situaciones no muy cómodas… ¿Qué podemos hacer para detoxificar y desintoxicar el organismo y sentirnos bien física y emocionalmente?

Antropológicamente, somos seres de costumbres, a veces no muy sensatas ni sanas, y en particular, de costumbres alrededor de una mesa. Más aún en momentos especiales, reuniones familiares, encuentros y celebraciones.

Nos enfrentamos, durante y justo después de estas fiestas, a la dualidad entre aplicar nuestra fuerza de voluntad y el sentido común a la hora del comer y del beber y del hablar… y lo contrario: dejarnos llevar por los placeres exagerados que buscamos en sabores extremos como los dulces, las carnes y grasas o las bebidas alcohólicas.

Pero, ¿por qué nos debatimos entre el sentido común y los excesos?

¿Demasiados límites semanas y meses atrás o durante todo el año? ¿Mala educación alimentaria? ¿Incoherencias en el vivir o en el sentir y el querer? ¿Ansiedad o rebeldía por romper moldes o con las normas establecidas? ¿Manifestamos con la comida nuestras desavenencias emocionales, nuestro cansancio de un año intenso, nuestros miedos y nuestras inseguridades, nuestras frustraciones…, nuestro entusiasmo o nuestra euforia…?

En el peor de los casos, y lamentablemente, más común de lo que quisiéramos, este es el resultado: sensación de malestar físico y mental, con sentimientos y emociones encontradas de irritación, culpa, remordimiento, tristeza, confusión, aburrimiento, frustración, enojo, hasta de asco…, que se suma al mal temple físico por el acumulo de metabolitos u homotoxinas y que, en gran medida, son productos de deseche fruto del esfuerzo del organismo por depurar los excesos (amoniaco, ácido láctico, ácido úrico, dióxido de carbono, etc.).

A nivel físico y, fácilmente perceptible e identificable por uno mismo, se acentúa el mal ritmo intestinal (estreñimiento, diarrea o heces blandas), los gases son pestilentes, molesta la tripa hinchada, a vueltas con la acidez o el ardor de estómago, de nuevo destellan las temidas migrañas, reaparecen las dolencias musculares –calambres, tendinitis, contracturas reincidentes-.

Así que uno empieza el año con dos frentes abiertos: se siente fatigado, al tiempo que el Nuevo Año le brinda la dosis justa de energía y lucidez para, ahora sí, vislumbrar un 2017 con hábitos y fuerzas renovadas.

En lo alimentario, te ayudamos a que optes por una cuidadosa selección de alimentos, condimentos y modos de elaboración, con recetas que ayuden al organismo a sintonizar la mejor emisora, aquella que te permite escuchar bien a tu cuerpo y funcionar bien, sin interferencias.

Alimentación sabia e inteligente…

A base de alimentos naturales, íntegros, de cercanía, ecológicos, llenos de vitalidad (vitaminas), antioxidantes, sales minerales y oligoelementos, agua depurativa…

1) Lo más vegetal que te puedas permitir: cereales en grano, frutas frescas y verduras verdes, con toque amargo y de temporada, legumbres, frutos secos, semillas, germinados.

2) En ayunas, vaso de licuado verde: para despejar tu mente, sentir vitalidad y buenas sensaciones.

2) Alimentación liviana en proteína animal; con preferencia por pescados blancos salvajes y por pescados azules pequeños.

3) Cenas frugales; incorpora varios días cremas o verduras verdes al vapor (alcachofa, achicoria, cardo, borraja, ramilletes frescos de brócoli, berza, escarola…). Y recuerda, es más saludable cenar temprano, al menos dos horitas antes de acostarte.

4) Semillas crudas rehidratadas más que frutos secos; y lo justito de aceite de oliva virgen extra, aceite de sésamo en crudo.

5) Té verde depurativo tipo hojicha o bancha para empezar el día estimulando al hígado. Y té kukicha, revitalizante, digestivo y alcalinizante, para tomar entre horas, y poner un poco de equilibrio donde antes no lo hubo.

6) Entrantes frescos para las comidas principales; enzimas para prepararnos hacia una mejor digestión: un poquito de ensalada fresca de hojas verdes (escarola, endibias, hoja de roble, cogollos, canónigos, rúcula…), acompañadas de germinados
El aliño debe ser suave, evita los vinagres, opta por un aliño sencillo previamente preparado con aceite de oliva virgen extra, aguacate, zumo de limón y pizca de sal marina o de gomasio (sal de sésamo).

8) Antes de acostarse: puede ser reconfortante tomar algo templado, que tonifique la sangre y favorezca el proceso depurativo de vesícula e hígado, como un zumo de manzana ecológico templado en un cazo, no en microondas.

9) Siempre, siempre, siempre, procura ser consciente del momento del comer, para que puedas aprender a comer despacio y a masticar suficiente y bien cada bocado.

10) Complementos detox: en este apartado cabe ser cuidadoso, y conviene estar bien asesorado, para que el especialista que te atienda escoja los complementos depurativos más idóneos, y ajuste las dosis a tu condición.

La alimentación es una pieza clave del puzle que conforma nuestra salud y nuestro bienestar físico y mental. Pero no la única.

La estabilidad emocional y sentimental (nuestro ser, estar y sentir), una cuidada salud social (familia, amistades…), la práctica regular de ejercicio físico y unos hábitos sanos de vida, sin tóxicos, permiten lograr un estado de salud óptimo al que todos aspiramos. ¡No hay imposibles!

Desde la consulta de Nutrición, procuramos aportar nuestro granito de arena. El cuidado funcional de músculos, articulaciones y movimiento, la reordenación de posturas, y retomar el tema de los estiramientos lo cuida el equipo de fisioterapeutas . Y la salud emocional, la podemos dejar en manos del equipo de psicología del centro Kunap donde paso consulta.

Todo un perfecto combinado para sentirse plenamente atendido y caminar hacia la recuperación de la salud, la buena salud.

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com