Cocinando con histaminosis
VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

 

 

 

Intolerancias alimentarias, histaminosis “HANA”.-
En la actualidad las intolerancias alimentarias están en auge.
El organismo puede reaccionar de diferentes formas frente a un alimento:
a) puede tener una reacción normal frente a este,
b) puede comportarse como si fuera algo extraño formando anticuerpos IgE, esto serían las reacciones alérgicas alimentarias,
c) puede reaccionar formando anticuerpos de memoria IgG, estas serían las intolerancias clásicas conocidas hasta ahora,
d) y por último, puede haber una reacción histamino liberadora, tras la ingesta del alimento, esta sería el síndrome HANA o Histaminosis Alimentaria no Alergénica, este tipo de intolerancia puede ocurrir con cualquier alimento.
La histaminosis o síndrome de HANA (Histaminosis Alimentaria No Alérgica) es una patología bastante compleja, cada vez más frecuente; se desarrolla de una manera lenta, cursa con muchos síntomas a la vez, que aparentemente no están relacionados, ocasionando el deterioro paulatino de la salud del paciente. Eso hace que sea complicado su diagnóstico.

Síntomas que se relacionan con la histaminosis:

• Migrañas.
• Hinchazón abdominal después de comer.
• Diarreas.
• Fatiga muscular crónica.
• Síntomas fibromiálgicos.
• Calambres musculares.
• Disregulación de las secreciones (saliva, lágrimas, flujo vaginal).
• Dolor por presión.
• Insomnio.
• Piel seca, piel atópica.
• Deshidratación intervertebral.
• Estreñimiento.
• Etc.

Y para el tratamiento de la misma, la herramienta fundamental con la que contamos es: “LA DIETA“.

La histaminosis se produce por el acúmulo de histamina en los distintos tejidos de nuestro organismo.

¿Y qué es la histamina?:
La histamina es una molécula biológica (amina) imprescindible para la vida, ya que su presencia es necesaria para muchas funciones en nuestro organismo, como por ejemplo el ser estimulante de la secreción ácida en el estómago; también interviene en la respuesta local del sistema inmune, actúa como neurotransmisor, es moduladora en la inflamación, el dolor, regula el equilibrio del agua en los tejidos y forma parte de los mediadores que se liberan en las reacciones alérgicas, etc., y por lo tanto, sin ella no sería posible la vida.

Partimos de la base de que cualquier alimento puede producir histaminosis, no siempre suelen producirla aquellos alimentos que consumimos con más frecuencia, pero si aquellos que hemos consumido desde la infancia. Por ello suelen ser más frecuentes las histaminosis por leche (lácteos), trigo y huevo. Esto tiene un problema añadido, y es que dichos productos se encuentran como aditivos en un gran número de alimentos elaborados por la industria. De ahí la gran complejidad a la hora de elaborar las recetas.

Hay que diferenciar distintos tipos de histaminosis en función del origen de la histamina:

Histaminosis exógenas: Es cuando la histamina procede de los alimentos.
A. Histaminosis tóxica: Esta se produce cuando los alimentos no han sido bien conservados y/o elaborados, lo que produce un aumento de histamina en los mismos. Pondremos como ejemplo las reacciones agudas que se suelen dar al mismo tiempo en un grupo de una población (bodas, reuniones, etc.).
B. Histaminosis enteral: Esta se produce cuando el intestino no es capaz de desactivar la histamina que contienen todos los alimentos.

Histaminosis endógenas: En este caso, la histamina procede del propio organismo, la cual se libera en respuesta al consumo de determinados alimentos y se pueden dar dos casos:
A. Reacción alérgica: En esta se produce un anticuerpo IgE y la histamina seria uno de los mediadores liberados en dicha reacción. Esta se produce de forma casi inmediata tras la ingesta del alimento, y cuya intensidad va desde una simple urticaria hasta la muerte por shock anafiláctico.
B. Histaminosis no alérgica (HANA): En este caso, se produce una liberación desproporcionada tras la ingesta del alimento después de atravesar la mucosa digestiva. La intensidad y evolución de los síntomas no es tan rápida y no compromete la vida pero si ocasiona un gran polimorfismo de síntomas.
También nos encontramos con que se produce liberación de histamina por otros factores como pueden ser: Estrés, exposición a radiaciones electromagnéticas, elevada carga toxica en el organismo, exposición prolongada al sol, cambios de presión y temperaturas, infecciones,disbiosis intestinales etc., produciendo en el paciente empeoramiento de los síntomas ya existentes e incluso recaídas.

Otra cosa a tener en cuenta en el síndrome de HANA, es que la dieta terapéutica a seguir tiene que ser controlada siempre por un profesional. No podemos caer en el error de dejar de consumir los alimentos que nos producen el problema y pensar que así se soluciona, ya que como hemos dicho anteriormente, es una enfermedad muy compleja, en la que confluyen muchos factores y por ello su seguimiento siempre le corresponde a un profesional, para evitar que se produzca descompensación en el paciente.

Nota: La información ofrecida no tiene como intención diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Tampoco tiene como intención reemplazar una consulta médica.

Fuente: Sociedad Andaluza para el Estudio de Intolerancias Alimentarias. http://www.saeia.es/.
Fuente: Dra. Isabel Pajares Bernaez. Medicina Integral.

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Aquí os dejamos las preguntas que el público realizo a los diferentes ponentes sobre la Histaminosis en el “V congreso de la SAEIA” (Sociedad Andaluza para el Estudio de las Intolerancias Alimentarias), celebrado en Sevilla, así como las respuestas de estas.
Son bastantes interesantes y además aclaran esas dudas que siempre nos surgen ante un tema tan complejo como es la Histaminosis o Síndrome de HANA (Histaminosis Alimentaria No Alérgica).

Pregunta-En todos los síntomas y en todas las causas que ha expuesto usted de intolerancias, que puede haber mejoría, no he escuchado yo la fibromialgia.
Respuesta-La fibromialgia…, si usted empieza a contar síntomas de fibromialgia, son todos histaminicos.
Pregunta– ¿Qué relación existe?
Respuesta-Es que no existe relación, es que los síntomas de la fibromialgia son histaminicos, personalmente creo que están haciendo un flaco favor denominando la fibromialgia como enfermedad única.

Pregunta-Hecho en falta en toda la exposición, como psicólogo, el elemento emocional del individuo, porque creo que esto es un impacto emocional para el enfermo, quiero yo entender. No sé hasta qué punto la salud mental también tendría que estar recogida a nivel de psicología y psiquiatría, puesto que cuando habla del medio, está hablando de la respuesta emocional del individuo frente al medio, ante el impacto de esta enfermedad en su respuesta anímica, emocional, fisiológica y sobre todo funcional, puesto que supone recortes en su manera de concebir su vida social, familiar y personal. Creo que muchas de las recidivas y sobre todo, para la mejora de la adherencia al tratamiento y esa concienciación, se hace necesaria a través de los profesionales de la salud mental.
Respuesta– Por supuesto, como con el cáncer y otras enfermedades.
El estrés empeora los síntomas y si existe un psicólogo, que ayude a gestionar el estrés al individuo, sería una maravilla. Cada persona es un mundo, hay personas a las que les quitas la leche y el pan y hay que llevarlas al psicólogo.
Por supuesto hay que ayudarles, yo no tengo aun datos de ningún psicólogo, pero sí que tengo datos de las secuelas.

P-¿Para cuándo la industria farmacéutica se va a dar cuenta de que los excipientes están cargándose a nuestros pacientes?
R-Ellos lo saben, ya que nos hemos quejado y no les importa.
Por ejemplo, le echan proteínas de leche a las fórmulas magistrales y lo que es peor, hay antihistamínicos con extracto de almidón de trigo.
Es misión de los enfermos el quejase, no digo que vayan a mover a un laboratorio farmacéutico, pero si a los restaurantes, que no son menos nocivos que la industria farmacéutica.
Pero es verdad que hay alternativas para los excipientes y no es lógico que los antihistamínicos y en los anticonceptivos lleven proteína de leche y de trigo.
Por ejemplo, la tirosina es un problema porque no existe alternativa, en los anticonceptivos puede que la haya, pero en la tirosina no
“Pero no nos hacen caso”.

P-Con un test de histamina, que me ha dado 14% en la leche de vaca, ¿es posible que yo un día, me pueda tomar un café con leche, sin que suponga el retroceso de todo lo que anteriormente he hecho?
R– ¿Es posible que algún día pueda usted tomar leche?: SI.
¿Es posible que lo pueda tomar todos los días?: NO.
Eso es escueto.
La probabilidad existe, eso habrá que determinarlo con el paso del tiempo, tras una exclusión exhaustiva, repetir los estudios analíticos para saber si usted mantiene la liberación y una vez que usted no la tenga, puede ir introduciendo productos lácteos.
Si bien es cierto que la leche, es de lo más antigénica que existe, y la posibilidad de que usted reaccione, es más alta que con otros productos lácteos como el queso, yogur…etc., pero la posibilidad existe, menor que para otros productos lácteos, pero esa probabilidad existe, pero tomarla todos los días, no es lo más aconsejable.

P-En esta asociación existen muchas personas que piensan, que si se les retira la leche de su dieta, la osteoporosis la tiene a la vuelta de la esquina. Relacionan el consumo de leche con la osteoporosis directamente.
¿Tan grave es ese problema para la osteoporosis?
R-No solamente no es un problema, sino que la pegunta no es natural.
El ser humano…, los mamíferos, no toman leche de adultos nunca, no le puedes decir a un león, jirafa o vaca que tienen osteoporosis por no tomar leche en la edad adulta, por lo tanto el problema no existe.
El hueso necesita calcio, fosfato y aminoácidos derivados del colágeno.
El calcio es un catión bivalente que está ampliamente distribuido, la vitamina D existe en muchas fuentes, por ejemplo tomando el sol, hay que airearse, por lo tanto no existe problema.
Obviamente si quitas la leche y tomas solo pasta todos los días, entras en un déficit, pero con una dieta equilibrada, donde hay restitución en este tipo de patologías de los elementos necesarios, no pasa nada por no tomar leche.

P– ¿Cómo una tableta de chocolate puro, sin leche, puede poner: “puede contener trazas de leche”?, ¿Es porque le obliga la normativa o como puede ser eso?
R-La normativa es exigente en cuestión de alergenicidad. Si se hace chocolate puro en el mismo espacio físico donde antes se ha hecho un chocolate con leche, aunque se haya limpiado impecablemente la máquina de procesado, puede existir en el ambiente trazas de alérgenos, que la persona que tiene alergia a la proteína láctea, lo tiene que saber y evitar.
Cuando pone “puede contener trazas”, en principio no debe ser tan problemático para la persona que tiene histaminosis, siempre y cuando no haya un consumo habitual de ese producto y no forme parte de su alimentación diaria.
El mensaje “puede contener trazas”, se debe a la exigencia de la normativa para declarar alérgenos, porque la persona alérgica, si tiene que ser estricta en el “No consumo”.

P-¿Cuándo han hecho el seguimiento a los pacientes con intolerancia a la lactosa, han visto la correlación con la histaminosis HANA?, ¿Qué número de pacientes que llegan diagnosticados de intolerancia a la lactosa, tienen histaminosis realmente a la leche?
R-Los pacientes que nos llegan diagnosticados de intolerancia a la lactosa por el test del aliento, o cualquier otro test, presentan una liberación de histamina a la leche prácticamente del 100%.
Son liberadores de histamina, el único problema es que, en el sistema sanitario público de lo único que disponemos, es de determinados test muy concretos y limitados, como son los de la lactosa, fructosa y sorbitol.
Pero la realidad es que cuando clínicamente un paciente va al médico y es diagnosticado de intolerancia, me refiero a adultos, ya que los niños son un grupo diferenciado, la mayoría de ellos, (aunque tenemos un sesgo de selección, puesto que los que acuden a nuestra consulta son los que siguen en mal estado, que entendemos que es casi la totalidad), continúan con la clínica, acuden y se les diagnostican casi al 100%.
Yo diría que el 100% de intolerancia, es por un proceso de liberación de histamina a la proteína de la leche, eso es cierto.
¿Cómo discernir entre ellos?
¿En las personas adultas habrá algunos que sean intolerantes a la lactosa? SI, estos en ningún caso volverán a consulta con su médico, puesto que habiendo eliminado los productos lácteos de su dieta, todos quedaran asintomáticos. Sin embargo la mayoría de ellos continuaran con síntomas como hemos visto, con problemas abdominales, alteraciones del sueño, cefaleas, etc…
El gran problema es la falta de un diagnóstico adecuado y correcto, al no disponer el sistema sanitario público de esta posibilidad de diagnóstico, y quedando todos ellos diagnosticados solo como intolerancia a la lactosa, siguiendo con los dolores de barriga, durmiendo fatal y molestando a todos los que tienen a su alrededor.

P-Los conservantes y estabilizadores de tipo “E¬¬-numero”, que podemos encontrar en un producto, ¿Pueden llevar lactosa o proteína de leche?
R-En la etiqueta de los alimentos, a veces aparece de forma nítida, y debería ser así, la “E-numero” y el nombre del aditivo concreto, eso es por normativa obligatorio, pero no aparece siempre; eso no significa que todos los “E-“sean proteínas de leche o lactosa.
Por eso, es importante que se pongan en contacto con un nutricionista que les informen de todas las limitaciones que tienen en cuestión de aditivos, para su conocimiento.

Urticaria.cn logo

 

La Histaminosis o síndrome de HANA “Histaminosis Alimentaria No Alérgica”, como nos explicaron los ponentes en el V congreso de la SAEIA, es una enfermedad donde los síntomas no solo son muchos y variados, sino que además, son tan diferentes que es difícil pensar que están relacionados entre sí, y mucho menos que son debidos a la ingesta de alimentos.

Un síntoma solo, independiente, no indica que padezcas histaminosis, sino que suelen confluir varios de ellos al mismo tiempo, normalmente de tres a cinco, de ahí que se considere que: el síndrome de HANA, es una enfermedad muy frecuente, emergente, multisistémica y no bien conocida, de ahí su difícil diagnóstico.

Estos síntomas son:

• Cefaleas.
• Fatiga muscular crónica.
• Olvidos momentáneos.
• Alteraciones del ritmo cardíaco.
• Contracturas musculares recidivantes.
• Cambios de temperatura.
• Dermatitis y urticaria crónica.
• Deshidrataciones intervertebrales.
• Sequedad de piel.
• Estreñimiento y/o diarrea.
• Distensión abdominal.
• Retención de agua.
• Dolores articulares y musculares.
• Hiperactividad.
• Túnel carpiano.
• Tendón rotuliano.
• Abortos de repetición e infertilidad.
• Acúfenos.
• Fibromialgia.
• Dolor por presión.

Aunque siguen apareciendo cada día más síntomas relacionados con HANA.

 

Nota: La información ofrecida no tiene como intención diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Tampoco tiene como intención reemplazar una consulta médica.