Cocinando con histaminosis
VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Hola…. queremos compartir con vosotros una nueva receta de pan sin levadura, sin gluten, sin, sin, sin…ya sabéis¡¡¡

Intentamos que la vida no sea tan monótona con la alimentación que tenemos los que padecemos algún tipo de intolerancia alimentaria (HANA), por lo que investigando, investigando, probando , probando….nos ha salido este pan, que esperamos os agrade como nos ha gustado a nosotros.

Como siempre sin gluten, sin azúcar, sin leche, sin huevo, sin trigo, sin soja, sin aditivos, sin conservantes, eso sí, con mucho amor…..

 

Ingredientes:

100 gr harina trigo sarraceno.

50 gr harina de garbanzos.

200 gr harina arroz integral.

4 cucharadas soperas de semillas de chía trituradas.

Sal.

1 cucharada de postre  de bicarbonato sódico.

400 ml de agua.

3 cucharadas de postre de zumo de limón.

1 cucharada de postre de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra).

 

 

Elaboración:

Ponemos a calentar el horno a 200º C.

En un cuenco, ponemos todos los ingredientes sólidos y mezclamos.

A continuación añadimos el agua, el zumo de limón y el aceite, volvemos a mezclar hasta que tengamos una masa homogénea.

VLUU L100, M100 / Samsung L100, M100

La masa resultante la ponemos  en el molde elegido y al horno, aproximadamente una hora, (según horno).

VLUU L100, M100 / Samsung L100, M100

Esperamos que os guste…

burnout-384083_1920-610x390

 

¿Cuántos de nosotros padecemos o hemos padecido migrañas?.

En este articulo de nuestra amiga Maite Zudaire, podéis encontrar una valiosa información sobre esta incapacitante dolencia tan extendida en nuestra sociedad.

Muchas gracias Maite…

 

LA MIGRAÑA, LA HISTAMINA Y LAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

En muchos casos en los que los dolores de cabeza y migrañas no responden a una causa neurológica, el origen es simple: intolerancia a algún alimento, en concreto, se manifiesta como una histaminosis alimentaria no alérgica(conocido como síndrome H.A.N.A.).

Combatir las migrañas, las cefaleas, o las distintas manifestaciones de dolor de cabeza, en muchos casos es algo complejo que se escapa a encontrar la solución con una sola “receta”: no siempre responde solo al tratamiento farmacológico, o no solo con dieta, o no solo con técnicas de relajación y gestión del estrés.

Así pues, si tienes migrañas o conoces a alguien que las sufra, además de pensar en qué comer para evitarlas, el planteamiento más seguro y eficaz debiera ser QUÉ NO COMER PARA EVITARLAS; cómo detectar aquellos alimentos de consumo habitual y que están desencadenando las crisis.

Dolores de cabeza por histaminosis alimentaria

migrañas-histamina-intolerancias-alimentarias-1Vamos a tratar de explicar de forma breve el mecanismo por el cual un alimento (o varios, según la sensibilidad individual) pueden ser el origen único o principal de las migrañas o de otras manifestaciones de dolores de cabeza.

Cuando la persona con migrañas o cefaleas de cualquier tipo come un alimento al que es intolerante sin saberlo, tiene un proceso digestivo anómalo, incompleto, no digiere bien las proteínas de ese o esos alimentos, circunstancia que provoca una serie de reacciones a nivel celular. El resultado final es un aumento de la liberación de histamina por parte de los mastocitos de la sangre; la histamina es una molécula con funciones vitales, pero dentro de unos niveles normales. La histamina liberada en exceso, interactúa con los distintos receptores del sistema nervioso central provocando el temido y molesto dolor de cabeza, debido a su naturaleza vasodilatadora y contráctil.

No basta con evitar los ‘alimentos ricos en histamina’

Cabe aclarar que, aunque hay alimentos con un alto contenido natural en histamina, que para muchas personas afectadas entran dentro del grupo ‘alimentos migrañosos’ (vino tinto, quesos curados, boquerones, etc.), este factor no es definitorio para la migraña. Se parte de un concepto erróneo, y es que el contenido en histamina de ciertos alimentos no tiene tanto impacto en la patología, como lo tiene que un alimento no sea bien tolerado y provoque en millones de células la liberación exagerada de histamina. Esta es la principal causa que hay que detectar.

No obstante, es cierto, que comer alimentos con más histamina puede perjudicar a la hora de resolver una migraña, porque podríamos decir que todo suma: gota a gota, nuestro contenedor de histamina, que es nuestro cuerpo, se va llenando, lo que finalmente desencadena el proceso, en este caso, de dolor de cabeza.

No es suficiente con eliminar los alimentos ricos en histamina. Esto, la mayoría de las personas con migraña, cefalea… dolores fuertes de cabeza, lo tienen más que comprobado. Si dejan de tomar queso o vino, evidentemente algo mejoran, pero el problema no se resuelve…

Para detectar una intolerancia alimentaria no vale cualquier método. Si sientes interés por el tema o te sientes identificada con el síntoma, te invito a que visites la web de la Sociedad Andaluza para el Estudio de Intolerancias Alimentarias (SAEIA), entidad de referencia que agrupa a los profesionales con más experiencia en el diagnóstico y tratamiento de la histaminosis alimentaria no alérgica (HANA), y que brinda al lector información aclaratoria al respecto.

Disbiosis, congestión de hígado y dolor de cabeza

Pero además de este asunto, sabemos que una vez más el hígado es el órgano que rige la cabeza, por lo que los malestares de cabeza muchas veces se gestan en el hígado. De nuevo la congestión del hígado, un hígado perezoso o un organismo sobrecargado de homotoxinas (demasiados cafés, muchos azúcares, muchas grasas, el vinito, las cervecitas, el tabacomedicamentos…), hace que el proceso depurativo hepático no sea óptimo. Y en muchas personas, el signo de alerta es el dolor de cabeza.

otro factor relevante en la perpetuación del dolor de cabeza, puede asentarse en las tripas, y más concretamente, en la flora intestinal: disbiosis o desequilibrio de la microbiota. Una concentración superior a lo normal de bacterias proteolíticas o de putrefacción, puede empeorar las molestias. Sabemos que los productos de desecho metabólico de estas bacterias, entre otros, son las aminas biógenas (cadaverina, putrescina, tiramina… ¡e histamina!). Por tanto, los niveles de histamina también pueden alterarse no solo por lo que se come, sino por el desbarajuste de flora intestinal que tenga la persona afectada. Este aspecto también se tiene en cuenta en consulta.

Como acompañante coadyuvante de la función hepática y favorecedor de la digestión de las grasas, es importante que el profesional sanitario, en nuestro caso, la figura del nutricionista, contemple tanto a nivel dietético-nutricional, como por medio de distintos complementos y plantas, consejos para ayudar en la detoxificación hepato-biliar.

Somatizar emociones; cuánto de cierto

Este plano de origen de muchas enfermedades o trastornos de salud se escapa a mi conocimiento profesional, pero está presente siempre en la valoración de la historia de salud y de hábitos de vida que hago al paciente. El hecho de ser una persona de naturaleza nerviosa, inquieta, con muchas preocupaciones, o alto nivel de estrés y traumas vitales no superados que ‘siguen generando muchos quebraderos de cabeza’… pueden ser, sin duda, actores principales en el proceso de malestar. Y es fundamental reconocer su papel protagonista, de lo contrario, el malestar persistirá, se perpetuará y empeorará.

Porque si el origen de los dolores de cabeza es esencialmente dietético, conocemos el perfil evolutivo en caso de histaminosis: una vez iniciada la dieta de exclusión, con el tiempo, el dolor pasa a molestia, la frecuencia de las crisis se espacia en el tiempo; la intensidad y la duración se hace menor, totalmente tolerable, nada incapacitante…, hasta que se vuelve anecdótica o desaparece.

Pero si detrás de un dolor de cabeza hay algo psico-emocional, con dieta de exclusión, mejorará inicialmente…, pero luego volverá a manifestarse la sintomatología. Y ahí es donde hace muy buen trabajo un terapeuta, psicólogo, coach, el aprendizaje de técnicas de relajación, de respiración, de control y gestión de las emociones, de la ansiedad y, del estrés.

El trabajo integrativo de distintos profesionales se hace esencial en el abordaje y la resolución de cualquier problema de salud. A mí, no me cabe duda alguna. Como dice el refrán africano:

“Si quieres llegar rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, camina acompañado”.

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com

woman-570883_1920

 

 

UN ALIMENTO ESENCIAL Y PRIMORDIAL PARA TODOS.

 

Los que tenemos HANA, o cualquier intolerancia alimentaria, en mayor o menor medida estamos pendientes de todos aquellos alimentos que ingerimos, si tienen más o menos histamina, si tienen aditivos, si están manipulados, etc…intentando de esta  forma que los niveles de histamina de nuestro cuerpo sean los más bajos posibles.

También algunos somos conscientes de la importancia que tiene el estrés en el HANA y en nuestra salud, procuramos controlarlo de manera que nuestros niveles de histamina sean más bajos, practicando: yoga, meditación, etc….

Lo que la mayoría olvidamos es tomar de forma correcta un alimento esencial y primordial en nuestra vida, que desde que nacemos y hasta  el final de esta lo estaremos consumiendo, sin darnos cuenta de lo  importante que es.

A que nos referimos cuando hablamos de este alimento?  A nuestra respiración.

Cuando respiramos, lo hacemos de una forma tan natural, tan ausente de reacciones, que muy pocas veces le prestamos atención a este hecho tan cotidiano. Sin embargo cuando respiras estás determinando tu salud física y emocional, tan importante para todos y sobre todo para nosotros, los que padecemos HANA.

Cuando respiramos de forma correcta, esta nos ayuda a reducir el estrés cotidiano, a mejorar nuestra forma física, desintoxicar la piel, etc….

 

Primero analizaremos la respiración en sí:

  • Inspiración: Cuando introducimos aire en nuestro cuerpo, lo hacemos a través de la nariz hacia los pulmones. Los músculos intercostales externos se contraen, suben las costillas y el esternón, descendiendo el diafragma. De esta forma entra aire rico en O2 hasta los alveolos pulmonares, donde se produce el intercambio gaseoso.
  • Espiración: Es cuando soltamos el aire por la boca, los músculos intercostales externos se relajan, bajan las costillas y el esternón, ascendiendo el diafragma, produciendo la salida del aire cargado de CO2.

 

Ahora analizaremos las distintas formas de respiración, (observa cómo respiras tú)….

  1. Respiración completa:

Es la respiración ideal y no muy habitual entre todos nosotros.

Se trata de una inspiración en tres fases seguida de una espiración también en tres fases.

En la primera fase de la inspiración dirigimos el  aire hacia la parte inferior del abdomen, en la segunda fase a la parte costal y en la tercera fase a la zona clavicular, todas las fases las haremos en la misma inspiración.

La espiración la comenzaremos desde la parte clavicular, seguida de la costal y terminaremos con la zona abdominal.

 

  1. Respiración baja abdominal:

Cuando inspiramos dirigimos el aire hacia el abdomen, completando la capacidad pulmonar de abajo hacia arriba.

Respiración más profunda y requiere de práctica para realizarla.

 

  1. Respiración media intercostal:

Es el modo más común que tenemos todos a la hora de respirar.

No se aprovecha la capacidad pulmonar que tenemos y no nos oxigenamos de forma ideal.

El aire entra en los pulmones levantando ligeramente las costillas y el diafragma, dejando el abdomen olvidado.

 

  1. Respiración alta:

Es la respiración típica en caso de nerviosismo o ansiedad.

Cuando inspiramos solo levantamos la zona clavicular, recogiendo muy poca cantidad de aire y por tanto de O2.

 

 

Los beneficios de una buena respiración:

Inspira siempre por la nariz, las fosas nasales filtran las  partículas, calentando el aire que introducimos en el cuerpo y así se asimila mejor.

Reduciremos las consecuencias del estrés y la ansiedad, al realizar una respiración profunda, esta ayuda en estos estados a relajarnos.

Nos ayuda en la lucha contra la vejez, al desintoxicar la piel oxigenando esta y relajándola.

Controlaremos el sobrepeso, al controlar nuestra respiración calmamos la ansiedad y la necesidad de comer compulsivamente.

Con una correcta oxigenación de nuestro cuerpo, beneficiamos a nuestro cerebro, haciendo que este permanezca equilibrado y aumentando su rendimiento.

Al recibir los órganos digestivos más cantidad de oxígeno su  funcionamiento es más eficaz.(tan fundamental para nosotros).

La respiración profunda estimula la circulación sanguínea y así nuestro corazón no tiene que forzarse tanto en su trabajo.

Resumiendo: Una correcta y consciente respiración nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida.

 

jeremy-thomas-63102-610x390

Como ya sabemos  los aditivos y los alimentos que consumimos son muy importantes para todos los que tenemos algún tipo de intolerancia alimentaria, histaminosis,…. además también es de suma importancia el estres y el poder gestionarlo, ya que este aumenta los niveles de histamina en nuestro organismo.

A continuación os pasamos un articulo de nuestra amiga Maite Zudaire (Nutricionista del grupo Histal) donde nos explica la relación entre estrés e histaminosis,

Aprovechando este tema os aconsejamos que si estáis interesados hagáis el taller de relajación que podéis encontrar en nuestra web en Relax-HANA y que generosamente nos facilitó Ana Mª Regueiro,especialista en Psicología Clínica y de la Salud.

 ESTRÉS E HISTAMINOSIS ¿AFECTA EL ESTRÉS A LA HISTAMINOSIS?

 

Sí, sin dudarlo: el estrés afecta a la histaminosis y, además, de una manera muy notable. Tener a raya al estrés, nos permitirá también gozar de mejor salud si padecemos histaminosis alimentaria no alérgica.

Pero ¿cómo es posible que un factor como el estrés influya tanto en términos de nutrición y de histaminosis?

Es esta, precisamente, la pregunta a la que daremos respuesta en este artículo.

¿Qué produce el estrés en nuestro cuerpo?

Cuando el cuerpo vive al límite de sus posibilidades o muy por encima de ellas, existe el riesgo de que algo termine quebrándose, y no hablamos solo de aspectos físicos. Nuestra salud emocional, e incluso la estabilidad mental, pueden romperse si vivimos con una tensión excesiva durante demasiado tiempo.

Cuando estamos estresados, nuestro organismo trata de combatir la tensión con todas sus fuerzas. El cansancio se transforma en agotamiento, las cefaleas y migrañas aparecen, al igual que la ansiedad. El corazón se acelera, comienzan las dificultades intestinales y los problemas a la hora de hacer la digestión y asimilar los alimentos. El cambio en el peso, en un sentido o en otro, es muy habitual y podemos caer en la obesidad o en la pérdida excesiva de kilos.

Si a todo esto le sumamos el insomnio, la caída del cabello, la disminución del deseo sexual, el descenso del ánimo y la aparición de úlceras, problemas de piel y enfermedades cardíacas y de otra índole, el resultado es contundente:

El estrés no nos ayuda en absoluto y debería ser considerado un enemigo público a combatir.

Estrés e histaminosis. ¿De qué manera afecta el estrés a la producción de histamina?

El estrés provoca una mayor liberación de histamina endógena. Los desencadenantes emocionales de los trastornos digestivos e inmunes son bien conocidos, y lo explica de una manera concisa y nítida el Dr. Arturo O’Byrne, director del Centro de Medicina Biológica de Colombia, y uno de los mayores expertos a nivel mundial en Medicina Biorreguladora.

Aprovecho para compartir contigo su detallada explicación: Los factores emocionales como el estrés, repercuten en el sistema neurovegetativo o también llamado sistema nervioso autónomo (SNA), lo que en múltiples casos se ha relacionado con trastornos gastrointestinales”.

Te aclaro que el SNA es la parte del sistema nervioso que controla las acciones involuntarias, es decir, recibe información de las vísceras, secreciones digestivas, salivación, movimientos del músculo liso de los intestinos, etc.

Por otra parte, y según explica el especialista, “la serotonina, la adrenalina, la dopamina y el glutamato son los principales neurotransmisores del sistema nervioso central. La serotonina y la adrenalina se secretan especialmente en respuesta al estrés y a las emociones. Los cuatro neurotransmisores están presentes en el llamado cerebro entérico. El sistema nervioso entérico, localizado en el tracto gastrointestinal (más concentrado en la capa submucosa y entre las capas musculares de todo el tubo digestivo) desempeña un papel central en el síndrome del intestino irritable.

El síndrome de intestino irritable (SII)  es una entidad patológica en la que confluyen muchos síntomas (distensión abdominal, dolor, espasmos o rayadas, estreñimiento y/o diarrea…). Este es uno de los motivos principales de nuestra consulta pues, la persona afectada, una vez que tiene el diagnóstico de su malestar, suele ser dada de alta en la consulta pública de digestivo con la recomendación de control del estrés y de que elimine de su dieta lo que ‘sospeche que le sienta mal’. Como si fuera tan fácil.

El estrés, además de ciertos alimentos que la persona es incapaz de procesar digestivamente por completo, entre otros factores, inducen una alteración de la homeostasis entre el sistema nervioso central y entérico, y el sistema inmunitario intestinal. Estos estímulos pueden actuar como detonantes o potenciadores de respuestas proinflamatorias en la mucosa intestinal, como explica a continuación el Dr. O’Byrne: “Se estima según investigaciones que el 95% de la serotonina disponible en el organismo se localiza en esta zona, y la serotonina también es llamada o reconocida como la hormona de la felicidad y de la calma. El Sistema Nervioso Central puede influir en el cerebro entérico y viceversa; dando una explicación de por qué el estrés o la ansiedad, pueden influir directamente en la patología gástrica funcional”.

A su vez, en caso de patología gástrica intestinal de larga evolución, esta se ve asociada o puede ser parte (o todo) del origen de un estado depresivo crónico o la tendencia permanente a bajo estado de ánimo.

“Durante el estrés, el cerebro induce por medio del eje cerebro-intestino, la degranulación de los mastocitos en el tracto intestinal”. Los mastocitos son células especializadas de la sangre, que actúan en la medicación de procesos inflamatorios y de alergias. Mediante este proceso de degranulación mastocitaria, se liberan grandes cantidades de histamina, entre otras sustancias, induciendo vías inflamatorias”, dado el papel mediador de la histamina en la inflamación.

“Los tejidos inflamados vuelven a los nervios entéricos enormemente sensibles e hiperactivos, disregulando la producción de serotonina (lo cual afecta al estado de ánimo). La misma molécula cuando se encuentra en una concentración demasiado baja o demasiado alta, puede inducir el mismo síntoma clínico: calambres”.

Esto explica dos síntomas comunes en muchos pacientes con histaminosis alimentaria no alérgica; bien diarrea acompañada de espasmos (rayadas), o bien estreñimiento asociado también a este malestar.“Un estado continuado de estrés aumentará la prevalencia o la intensidad del espasmo intestinal por medio del eje cerebro-intestino. Es por ello, que es fundamental actuar a este nivel”.

Cómo te ayudamos desde la consulta 

En nuestra consulta atendemos estos casos con dietoterapia, es decir, planificamos la alimentación en distintos ejes: dieta de exclusión de alimentos liberadores de histamina (identificados tras analítica), elección de alimentos ricos en los nutrientes del sistema nervioso (triptófano, vitaminas del grupo B, magnesio, cromo…), y en casos específicos, será necesario el apoyo con nutrición ortomolecular, complementos específicamente diseñados en este caso, para la nutrición de las células nerviosas, las neuronas.

Y por supuesto, es fundamental que la persona afectada, reconozca aquellas circunstancias de su vida que le generan tanto estrés o ansiedad con el fin de reconducir la situación. En este escenario se trabaja con distintos recursos, ajustados a las circunstancias vitales, condición y disponibilidad de la persona: técnicas de respiración, técnicas de relajación y meditación, entre otros recursos para gestionar el estrés.

¿Por qué es aconsejable evitar el estrés si tenemos histaminosis?

El estrés, por sí mismo, produce un aumento de la producción de histamina en nuestro organismo, justo lo que tratamos de evitar.

Tener histaminosis no es fácil, ni agradable. Pero la gran noticia, es que podemos disfrutar de una vida plena si incorporamos una serie de hábitos en nuestro día a día. A través de nuestra alimentación y de la práctica de ejercicio habitualmente, lograremos crear el entorno perfecto para sentirnos bien. Vivir con estrés no es beneficios para nadie, pero tampoco lo es para las personas con histaminosis alimentaria no alérgica.

¿Qué podemos hacer para evitar el estrés?

Buscar la calma y el equilibrio debería de ser uno de nuestros objetivos diarios… hasta convertirlo en un hábito inherente a nosotros. Vivimos demasiado deprisa y perseguimos demasiados sueños que, en realidad, no nos hacen, ni nos harán, felices.

Por ello, parémonos a pensar qué deseamos en la vida y cómo queremos vivir, y hagamos lo posible, y lo imposible, para dejar fuera la presión excesiva a la que nosotros mismos nos sometemos. Busquemos las fórmulas que nos hacen sentir mejor a cada uno de nosotros. Tú, mejor que nadie, te conoces.

Si quieres saber más acerca de técnicas de relajación, échale un vistazo a este interesante artículo de nuestros amigos de Cocinando con histaminosis en el que detallan técnicas para relajarnos de la mano de la especialista en Psicología Clínica y de la Salud, Ana Regueiro. ¡Interesante!

Y, por supuesto, te animo a vivir una alimentación muy consciente, sabiendo en todo momento qué estás consumiendo y disfrutando de cada instante. Comer pausadamente, saboreando cada bocado y dándole la importancia que verdaderamente tiene, es esencial para vivir mejor… y alejar el estrés.

¡Adiós estrés!

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com

 

anja-137284-610x390

Un articulo par estos dias de nuestra amiga Maite Zudaire, como siempre comparte grandes consejos, muy útiles para todos los que , como nosotros, padecemos intolerancias alimentarias, HANA.(Histaminosis Alimentaria No Alérgica)

Gracias Maite.

CÓMO VIAJAR TENIENDO HISTAMINOSIS

Se acercan las vacaciones de Semana Santa y quizá nos preocupe cómo nos las vamos a apañar para viajar… con la histaminosis encima. Sufrir una intolerancia, sin duda, no es lo más cómodo para viajar, pero sí podemos darle la vuelta a la situación y conseguir disfrutar al máximo y alimentarnos bien al viajar teniendo histaminosis alimentaria no alérgica.

Por ello, hoy quiero brindarte una recopilación de varios de los artículos que he escrito abordando este tema: cómo viajar teniendo histaminosis. ¡Allá van!

De vacaciones con histaminosis: en este post encontrarás consejos para comer en un restaurante teniendo histaminosis alimentaria no alérgica y cómo establecer una buena relación con los camareros y responsables del restaurante.

Menús Sanae, aptos para llevar. ¡Adiós intolerancias!: te muestra la propuesta de una empresa innovadora volcada en la alimentación que diseña platos para llevar aptos para diversas intolerancias alimentarias. Y al no requerir condiciones especiales de conservación, los puedes llevar a cualquier parte.

Viajar, comer, disfrutar (París, quesos y croissants): mi experiencia en un viaje a París sirve de excusa para mostrarte mi predilección por elegir un apartamento a la hora de viajar (especialmente si vas a un lugar donde los hábitos de comida difieren de los nuestros). Así mismo, en su interior te recomiendo otros artículos que te serán de gran utilidad para estar alerta con los ingredientes ocultos en los menús de los restaurantes.

Viajar con histaminosis

¡Espero que te sirvan estos consejos! Y sobre todo, espero y deseo que disfrutes de unas muy felices, y merecidas, vacaciones. Centrar todo el peso de las vacaciones en lo que se puede y lo que no se puede comer, te puede hacer perder oportunidades de disfrutar del momento, del encuentro con amigos o familiares, de la realidad de donde vas, y sentirte molesto y enfadado contigo mismo y con tus circunstancias. Nada más lejos de lo que debiera ser en los días de asueto y descanso.

Con la cuestión de las vacaciones, siempre suelo recomendar en consulta el consejo de ser previsor ante un viaje y provisionarse de comidas seguras en una pequeña maletita o bolso (frutos secos, frutas desecadas, barritas energéticas, tortas, cereales en polvo para improvisar una cremita tipo desayuno…).

Si se van a países o ciudades modernas, antes de ir se puede investigar por internet tiendas de comida especial que pueda haber en el lugar de destino. De esta manera, uno siente que tiene todo más controlado, lo cual reporta tranquilidad y seguridad, y puede destinar el tiempo de vacaciones a disfrutar de la compañía y del momento.

Se puede viajar y disfrutar con intolerancia alimentaria. ¡Lo vas a ver!

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Como nos habéis pedido que os diéramos una receta de pan “sin levadura” y “sin gluten”, ya que muchos de vosotros padecéis de candidiasis asociada o no a HANA, o algún otro motivo  por  lo que no podéis tomar levadura, aquí os pasamos esta receta de “pan para candidiasis” (siempre  que podáis tomar los ingredientes de la receta).

Y como siempre sin gluten, sin trigo, sin azúcar, sin leche, sin huevo, sin chocolate, sin soja, sin aditivos, sin conservantes, eso sí, con mucho amor…

Esperamos que os guste, es muy, muy fácil de hacer….

Pan ácimo (pan sin levadura) y sin gluten.

Ingredientes:

200 gr harina trigo sarraceno.

100 gr harina quinoa.

100 gr harina arroz integral.

2 cucharada sopera de semillas de linaza trituradas.

2 c. soperas de semillas de chía trituradas.

1 cucharada de postre  de cilantro en grano molido.

Sal.

1 cucharada de postre  de bicarbonato sódico.

400 ml de agua.

3 cucharadas de postre de zumo de limón.

Opcional:

Especias: cúrcuma,  jengibre, etc… (Según gusto)

Semillas: de calabaza, de girasol, etc… (Según gusto)

 

 

Elaboración:

Ponemos a calentar el horno a 200º C.

En un cuenco, ponemos todos los ingredientes sólidos y mezclamos.

A continuación añadimos el agua y el zumo de limón, volvemos a mezclar hasta que tengamos una masa homogénea.

VLUU L100, M100 / Samsung L100, M100

La masa resultante la ponemos  en el molde elegido y al horno, aproximadamente una hora, (según horno).

VLUU L100, M100 / Samsung L100, M100

Esperamos que os guste…

food-1769573_1920-610x390

Hoy queremos compartir con vosotros este articulo de nuestra  amiga Maite Zudaire (nutricionista del  Grupo HISTAL) , sobre un articulo del Dr.. Félix Lopez Elorza,sin duda un gran profesional y gran conocedor del sindrome de  HANA.

Como siempre….muchas gracias a Maite¡¡¡

 

TE RECOMENDAMOS ESTE ARTÍCULO SOBRE LA HISTAMINOSIS DEL DR. LÓPEZ-ELORZA.

 

Su título es “Alimentos: fuente de salud y causa de enfermedad”. En este artículo, se vuelca con acierto parte del gran conocimiento que el Dr. Félix López-Elorza acumula sobre la histaminosis alimentaria no alérgica. Y da gusto leerlo porque ayuda y ofrece claridad para las personas que padecen HANA.

El Dr. López-Elorza es Presidente de la Sociedad Andaluza para el estudio de enfermedades alimentarias (SAEIA), Director del laboratorio LAB SUR ubicado en Sevilla y miembro del Consejo Científico de Biotech Magazine. En definitiva, todo un referente.

Las dolencias crónicas asociadas a las personas que padecen el síndrome de HANA (Histaminosis alimentaria no alérgica), la relación de los alimentos en su malestar, los síntomas de la histaminosis y la dificultad en su diagnóstico, son algunos de los asuntos abordados en este artículo.

El nuevo papel de los profesionales de la salud, el reto en bares y restaurantes para dar una respuesta con garantías a las personas con histaminosis y la dificultad a la hora de encontrar productos alimenticios adecuados, son algunos de los temas también expuestos en esta entrevista. Por todo ello, y por más, te animo a leerla.

En otra reciente entrevista para El Correo de Andalucía (que también adjunto), el Dr. López-Elorza insiste en su mensaje de que “nuestra relación con el medio en el que respiramos y comemos determina nuestra salud”.

Con tono contundente, el Dr. López-Elorza aconseja “comer lo que salga de la naturaleza con la menor intervención posible del hombre”, como la mayor garantía para gozar de una mejor salud.

Y, sinceramente, creo que no puede tener más razón. ¡Te dejo con su lectura!

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com

gracias-100-mil-visitas-facebook

 

Desde Cocinando con Histaminosis queremos agradeceros a todos la acogida y seguimiento que nos estáis mostrando, sin vosotros nuestro proyecto no estaría completo…lo dicho y no nos cansaremos nunca…Gracias

Ah¡¡¡ y aprovechamos para dar las gracias a todos los que  habéis comprado nuestro libro: ¿Y ahora, qué como yo?, esperamos que os este ayudando en este camino tan complejo de las intolerancias alimentarias, HANA, etc.

También comentaros que la web está abierta a todos vosotros que queráis colaborar, con vuestra experiencia, recetas. vivencias, etc…

 

 

 

HIstamin gracias

Captura

 

Para los que no tengais acceso a la revista Cecofarma Club, os dejamos el articulo que Ana ha escrito para dicha revista y que este mes se ha publicado y esta disponible en las oficinas de  farmacia.

 

Mi experiencia con las intolerancias alimentarias (Histaminosis, Sindrome de H.A.N.A.).-

Cuando te diagnostican de intolerancia a varios alimentos, como es mi caso, y tienes que dejar de consumirlos, la primera reacción es de estupor al pensar que todos esos problemas de salud que llevas arrastrando desde hace tanto tiempo, sean debido a esos alimentos que llevas consumiendo toda la vida. Después sientes alegría al saber que por  fin, esos  problemas tienen nombre y apellidos: “Histaminosis Sindrome de HANA” y a continuación sientes  incertidumbre y preocupación, dejándote con la sensación de que jamás podrás hacer una vida normal.

Cuando tenemos que cambiar nuestros hábitos alimentarios, es muy importante que mantengamos las tres funciones que tiene la alimentación que son: la de nutrirnos, disfrutar y relacionarnos socialmente, si eso no lo mantenemos, vamos hacer el cambio durante tres días y al cuarto vamos a volver a comer como comíamos.

Tenemos que hacer comidas caseras, tenemos que disfrutar, tenemos que hacer cosas ricas, tenemos que salir a tomar tapas con los amigos, porque esto no es estar a dieta, esto es hacer un cambio alimentario para que nuestra salud este mejor y tiene que ver con hacerlo de una manera positiva, optimista, divertida y que sea agradable.

Siempre que tomemos estos cambios de una manera positiva y constructiva, se nos van a hacer mucho más fáciles

Aunque siempre surgen dudas:

¿Y ahora, qué como yo?

¿Podré hacer mi vida como antes?

¿Desaparecerán mis síntomas si dejo de comer estos alimentos a los que soy intolerante?

Me gustaría transmitiros desde aquí que no estáis solos, que cada vez somos más los afectados y muchos más los que estamos luchando  para que este camino sea más llevadero, en estos casos es bueno acudir a las asociaciones y aquí tenemos la S.A.E.I.A., (Sociedad Andaluza para el Estudio de Intolerancias Alimentarias): http://www.saeia.es/, donde tendréis mucha ayuda e información sobre la Histaminosis Sindrome de HANA.

Y para haceros el camino más fácil, y compartir mi experiencia con vosotros, he creado una web multidisciplinar: http://cocinandoconhistaminosis.com/ , donde podréis encontrar información sobre la Histaminosis, recetas, ideas sanas para el síndrome de HANA, etc….

Me di cuenta que las dos palabras comer y placer, que para  mí siempre iban juntas, se separaban y eso yo no lo podía consentir, por lo que he editado un libro de recetas al cual he llamado: ¿Y ahora, qué  como yo?: (http://cocinandoconhistaminosis.com/web/y-ahora-que-como-yo-nuestro-libro/),  aludiendo a la primera pregunta que nos hacemos todos cuando nos diagnostican de intolerancias y creo que he conseguido unir comer con placer.

Me gustaría compartir con todos vosotros una reflexión personal que hice en el VI Congreso de la SAEIA….

“No podemos banalizar el Síndrome de HANA, ¡¡POR SUPUESTO QUE NO¡¡ , tenemos que tenerlo presente en nuestro día a día, no obstante, eso no nos debe impedir el que disfrutemos de las bellas cosas que nos da la vida”.

 

Ana Rodulfo Castillo – Farmacéutica.

 

 

 

HIstamin grande

 

Os dejamos un articulo de la Dra. Mercedes Lopez Jimenez en su Blog http://www.misintoleranciasalimentarias.com/, donde nos  aclara la importancia que tiene el ir a un especialista en Histaminosis, para que nos pueda diagnosticar correctamente nuestro sindrome, en lugar de perder el tiempo en realizarnos gran numero de analiticas, de distintos tipos de intolerancias, etc… que solo nos hacen perder el tiempo , la salud y el dinero.

 

No somos lectores de Analiticas.-

Hoy día raro es el laboratorio de análisis clínicos que no posee un tipo de análisis, ya sea propio o de un laboratorio mayor, para la detección de una Histaminosis. Eso sería fantástico si todas sirviesen, si fuesen analíticas estandarizadas y validadas, es decir, que los resultados fuesen ciertos y válidos.

El hecho de que muchos médicos sean aún reacios a estudiar este tipo de reacciones, en parte se podría deber precisamente a la vía de llegada de información de Histaminosis, si el contacto con Histaminosis que han tenido es a través de una de estas analíticas de poca sensibilidad y especificidad, habrán comprobado que en el paciente han habido muy pocos cambios en general y han decidido que no merece la pena un esfuerzo tan grande de formación personal para tan poco resultado.

En España afortunadamente hay una analítica estandarizada por el Dr en Bioquímica Clínica Félix López Elorza hace más de 30 años, que hasta el momento es la de mayor sensibilidad y especificidad, esto significa que cuando un alimento es positivo es cierto que nos hace daño al tomarlo y cuando es negativo, es que no produce reacción histamínica y lo podemos tomar. Esto que parece tan simple y que debería ser así en todas las analíticas, no siempre se cumple, ni muchísimo menos.

Por suerte ya cada vez hay más médicos que se están empezando a informar y a formar en esto de la Histaminosis, la intolerancia, el HANA y la diferencia con las alergias y con la celiaquía. Para los que llevamos ya bastante tiempo con esto nos parece obvio y básico su conocimiento. Pero la formación no es tan sencilla y el manejo, si no se tiene experiencia, resulta bastante complicado.

Sin embargo, hasta hace poco, cuando en nuestro país vamos al médico diciéndole que un alimento nos sienta mal, o que hemos observado que cada vez que se lo damos a nuestro hijo lo vomita por ejemplo, se hace un estudio, se descarta alergia, celiaquía e intolerancia a la lactosa, si lo que le ocurre a nuestro hijo está incluido en uno de estos diagnósticos y las pruebas salen positivas, entonces ya está el diagnóstico, pero si lo que nos ocurre no sale en estas pruebas… pueden ocurrir 2 situaciones:

– Que el médico muy prudentemente nos diga que parece cierto que ese alimento nos sienta mal pero no tiene los medios para diagnosticarlo.

– Que directamente nos diga que ese alimento no nos hace daño porque en las pruebas realizadas no ha salido nada que lo justifique y que seguramente no es más que una cuestión mental……

Estos son los lectores de analíticas, lo que está confirmado en analíticas tiene diagnóstico, para lo que no tengo forma de detectarlo en analíticas, o no están incluidas en la seguridad social, no existe. Esto me recuerda a cuando cerramos los ojos y decimos “lo que no veo no existe”, si vale, pero al paciente le continua doliendo y hay suficientes síntomas para seguir indagando y estudiando.

La carrera de medicina es muy larga, hay muchas asignaturas, temarios muy extensos y nunca terminas la formación, siempre hay que actualizarse. Pero hemos perdido el arte de diagnosticar sin pruebas que tenían nuestros antecesores médicos basándose en la historia que cuenta el paciente, los síntomas, los signos y en la exploración.

Actualmente, si no tengo nombre para un conjunto de síntomas, un sector médico dice directamente que se trata de un problema psicológico. Y otro sector con más inquietudes por aprender y estudiar busca una forma de ayudar, estos son los que realmente practican el arte de la medicina y no son simples lectores de analíticas.

 

Fuente: Dra. Mercedes Lopez Jimenez.

http://www.misintoleranciasalimentarias.com/