Cuando hagas almejas o mejillones al vapor, no tires el jugo que sueltan.

Congela el jugo en tarritos o en cubiteras y tendrás tus propios cubitos de caldo para añadir a las comidas que lo necesiten, veras que sabor más agradable le darán a tus comidas.