feces-149487_1280-610x390

Hola, hoy os proponemos un articulo de nuestra amiga Maite  Zudaire (nutricionista del  Grupo HISTAL) , que como siempre es ameno y muy didáctico.

Gracias Maite…

UNA DE INTESTINOS, EMOCIONES Y HECES…

 

Nuestro aparato digestivo tiene mucho más que ver en nuestras emociones y sentimientos que lo que hemos creído hasta ahora. Al igual que el valor de las heces… Existen artículos que enganchan y este es uno de ellos. Te atrapan porque te muestran datos que te hacen pensar. Con “Viaje a nuestras profundidades: en el intestino está la clave”, Juan José Millás nos introduce, con ironía incluso, en la aventura que vive todo alimento que se introduce por nuestra boca y termina recorriendo los siete metros y medio del intestino… Fascinante.

Las emociones y el aparato digestivo

Con frases como “No es fácil distinguir cuándo se es desgraciado por el ardor de estómago o cuándo se tiene ardor de estómago por ser desgraciado” descubre cómo nuestro aparato digestivo tiene mucho más que ver en nuestras emociones y sentimientos que lo que hemos creído hasta ahora.

Millás habla de bacterias… millones de bacterias que nos colonizan. “Se dice que somos piel, hueso, sangre, neuronas, músculo, grasa y tejido conectivo. A lo que habría que añadir una comunidad de entre 10 y 100 billones de bacterias”. Muchas de ellas están en el intestino grueso, en la parte final. Curioso. O no.

 

 

Nos descubre también que existen bancos de heces… y trasplantes de heces.

Y no es Ciencia Ficción. Es realidad. Y limpia la palabra “mierda” y pone en valor a las heces, porque, según Millás “lo que queda en el fondo de su retrete es mucho más valioso de lo que piensa”. Y lo es. Vaya que si lo es.

Hasta ahora las heces habían sido heces: caca, mierda, basura.

Algo despectivo. Sin embargo, este artículo ayuda a entender que no es así en absoluto. Lo saben los agricultores que enriquecen su tierra con estiércol desde tiempos inmemoriales. Y es que, bien pensado, no hay tanta diferencia entre un ser humano y una patata. No hay tanta.

Si quieres profundizar más en este tema, no lo dudes: reserva diez minutos y disfruta del artículo de Millás.

 

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com