Hoy queremos compartir otro articulo de Maite Zudaire, donde nos explica lo  importancia de la alimentación consciente, algo que hoy en día prácticamente no realizamos por el ritmo  de vida al que estamos inmersos
Maite, hoy mismo empezamos a ponerlo en práctica, cosa que desearíamos que todos pongáis  en práctica, merece  la pena.
Muchas gracias Maite…

 

POR QUÉ DEBES APOSTAR POR UNA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

 

Se nos va la vida sin darnos cuenta: vivimos sin enterarnos y olvidamos sentir cada momento. La alimentación consciente es vital para estar presente y sentir cada detalle de las comidas que realizamos. ¿Te ha ocurrido alguna vez que has comido tan rápido que ni siquiera sabes si estaba bueno o no? ¿O que casi ni recuerdas qué plato tenías de primero?
Vivir el momento, dejar fluir las emociones y sensaciones, escuchar lo que nos rodea y detener los pensamientos son experiencias que hemos ido perdiendo con el estrés moderno.
Nuestros abuelos, tras su dura jornada, se sentaban en una silla o en una piedra en el campo y reposaban, en silencio, sin hacer nada. NADA. Hacer nada está mal visto hoy en día. Sin embargo, la “nada” es la esencia que jamás debimos perder. Cuando lees, simplemente, lees. Cuando hablas con alguien, simplemente, hablas. Cuando comes, sencillamente, comes. Esa NADA lo es TODO.
Como señalan desde The Center for Mindful Eating, la “atención plena es ser consciente de tus pensamientos, emociones y sensaciones físicas en el momento presente” y llevar esta manera de entender la vida a la alimentación, según este fantástico artículo sobre Los principios de la alimentación con atención plena, supone:
  • Ser consciente de las oportunidades que existen en la selección y preparación de alimentos respetando tu sabiduría interna.
  • Utilizar todos tus sentidos para elegir los alimentos.
  • Reconocer cómo responden tus pensamientos y emociones ante la comida sin juicios.
  • Aprender a ser consciente de tu hambre física y de las señales de saciedad para guiar tus decisiones de comenzar y parar de comer.
Los beneficios de la alimentación consciente
Comer mecánicamente sin percatarte de lo que experimentas al comer genera estrés, mal humor y mal genio. En cambio, saborear la comida hace posible:
Detener el tiempo, vivir el instante, parar el mundo.
Reducir el nivel de estrés, buscar la serenidad y la tranquilidad.
Evitar pensar en problemas o preocupaciones. Ya pensarás en ellos cuando sea el momento.
Saborear la comida, disfrutarla, sacarle chispas: sentirla.
Reconocer en tu organismo qué te gusta, qué no, qué te sienta bien y qué ingredientes no terminan de convencer a tu cuerpo.
-La alimentación consciente te hace comer más lento y, por tanto, mejorar las digestiones y la asimilación de los nutrientes y sacar más partido a sus propiedades.
Evitarás comer más de la cuenta o menos de lo que necesitas. Al estar pendiente de lo que comes, sabrás cuándo es suficiente para ti y cuándo no. Te dejarás sentir y no comerás por comer. Una alimentación consciente calma el apetito con menos cantidad de comida.
-La práctica de la alimentación consciente es un valor que mejora la recuperación de la salud en caso de histaminosis alimentaria no alérgica o de otras intolerancias alimentarias; sentir las sensaciones físicas asociadas al consumo de ciertos alimentos (pesadez, gases, hinchazón, dolor de cabeza, turbidez mental, fatiga…), ayuda a comprender mejor la realidad del problema. En estos casos el alimento cura, o enferma.

 

¿Cómo realizar una buena alimentación consciente?
  • Siéntate a la mesa y detente un minuto para ser consciente del instante. Agradece la oportunidad que se te brinda de poder comer cada día.
  • Haz del primer bocado un momento especial. Saboréalo con gusto. Saca todos los matices de la comida. Míralo, huélelo, percibe su textura.
  • No pinches el siguiente bocado hasta no haber terminado de masticar y tragar.
  • Mastica con gusto, con calma. No engullas.
  • Decide si necesitas comer más o es hora de parar. Decide qué quieres comer, cuándo y dónde.
  • Disfruta.
Jan Chozen Bays, top reference del Mindful Eating
Si deseas saber más sobre la alimentación consciente, te invito a seguirle la pista a Jan Chozen Bays, el icono y referencia de Mindful Eating. Su libro, Comer atentos es una guía imprescindible para, como reza su subtítulo, redescubrir una relación sana con los alimentos.
Además, te recomiendo esta guía de ejercicios prácticos de mindfulness para potenciar la alimentación consciente que te será de gran utilidad para incrementar el placer, la saciedad y el gusto por comer, evitando culpabilidad y sensaciones negativas. Eso sí, te aviso, están en inglés…
Talleres de Mindful Eating o Alimentación Consciente en Lys Psicología Nutricional.
Me gusta hacerme eco de la iniciativa que todos los años, y en distintas ocasiones, lleva a cabo mi amiga y compañera de profesión María Sanabdón. Esta semana tendrá lugar la 10ª edición de sus talleres de Mindful Eating o Alimentación Consciente y en ellos aborda la importancia de detenerse en el acto de comer y diferenciar el hambre física del hambre emocional o mental. Si quieres apuntarte a estos talleres de alimentación consciente puedes hacerlo a través de este enlace.
Recuerda que tendrán lugar los días 2, 9 y 16 de marzo en horario de 18 a 19:30h en el LyS Psicología Nutricional de Pamplona y en ellos podrás redescubrir una relación sana y alegre con los alimentos.
Si quieres conocer más detalles de por qué te recomiendo este curso de alimentación consciente, te invito a releer el artículo que escribí el año pasado sobre ellos.
 Disfruta de la alimentación consciente
Y es que es quizá esa palabra la que mejor resuma a la alimentación consciente: disfrutar. Disfruta del instante, vívelo con toda su intensidad. Si el plato está malo, reconócelo como malo. Si está delicioso, goza. Si no lo hacemos, la vida se nos va sin ni siquiera hacernos cosquillas. Y a mí, me gustan las cosquillas.
Photo by Brooke Lark on Unsplash

Fuente: Maite Zudaire. Dietista – Nutricionista

Web: maitezudaire.com