La mayoría de los que padecemos algún tipo de intolerancia, Histaminosis, Hana, etc…también tenemos o padecemos permeabilidad intestinal, así como disbiosis intestinal, esto hace que ciertos medicamentos nos perjudiquen y empeoren nuestros síntomas.
Hoy queremos compartir con vosotros una planta  “Árnica Montana”, que no debe faltar en nuestros botiquines naturales.

 

ÁRNICA MONTANA, UN BOTIQUÍN NATURAL

 

Esta planta, procedente de regiones montañosas de Europa central, tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antiequimóticas.
Árnica montana, también denominada como tabaco de las montañas, es una planta conocida por sus propiedades medicinales. Procede de las regiones montañosas de la zona central de Europa y es muy reconocible por su tallo velludo y su enorme flor de color amarillo anaranjado que desprende un fuerte aroma.
Esta planta crece, sobre todo, en las praderas montañosas de países como Francia y Alemania, a más de 800 metros de altitud. En Francia, por ejemplo, es bastante común en los Vosgos, los Alpes, El Jura, El Morvan, las Cevenas y los Pirineos centrales. Y, en Alemania, en las regiones de Baviera y Hesse. La composición de árnica depende en gran medida de los elementos que se integran en su hábitat como insectos y otros animales, el sol, el ph del suelo… De hecho, la mayor parte de las moléculas que secreta las utiliza para protegerse de animales, bacterias, hongos y también de las radiaciones solares. Su periodo de recolección tiene lugar principalmente desde principios de junio hasta finales de julio, cuando la planta está en flor.
Los numerosos compuestos de Árnica montana convierten a esta planta, perteneciente a la familia de las asteráceas, en una buena herramienta para el abordaje de distintos síntomas. Así, Árnica montana contiene numerosos componentes; el principal es la helenalina (lactona sesquiterpénica), que aporta propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antiequimóticas, es decir, mejora los cardenales o hematomas.
Conocida también como hierba de las caídas, esta denominación hace referencia a sus propiedades terapéuticas. Algunas de las más frecuentes son las siguientes:
  • Alivia el dolor por traumatismos, golpes.
  • Evita la formación de hematomas o ayuda a eliminarlos
  • Reduce la inflamación
  • Acelera la recuperación de esguinces, tendinitis o luxaciones.
Sus múltiples propiedades terapéuticas han convertido a Árnica montana en un imprescindible en los botiquines familiares de millones de hogares en todo el mundo.
Fuente: http://www.imfarmacias.es